miércoles, 29 de febrero de 2012

PASO A PASO

Después de muchos años de asistir a programas en la URSM me encuentro con fuerzas para afirmar que este tramo de mi vida está superado.

Lo que me propongo ahora es sencillamente lo normal en esta vida, lo que toda la gente hace, trabajar y conseguir dinero para independizarme y poco a poco ahorrar para alquilar un piso por mi cuenta, cosa harto complicada sabiendo como está la economía y el empleo hoy en día, pero ¡no por esto último me voy a venir abajo!, al contrario tengo que intentar superar estos retos.
La pregunta sería, ¿Cómo se hace eso?, pues sin complicarse la vida mucho, sin comerse tanto la cabeza y convenciéndote a uno mismo de que si te lo propones lo puedes conseguir, ¿Porque No? ¿verdad?, la cuestión es ponerse y no pensárselo tanto porque si te lo piensas demasiado o lo empiezas a dejar y dices ¡ya lo haré otro día! al final nada y vuelta a empezar, ¡HAY QUE DAR LOS PASOS YA!, que si no me quedaré en el sofá en casa de mis padres viendo un partido de fútbol, comiendo pipas y pensando que nunca lo lograré.
¿Todo esto al decirlo parece fácil verdad ?, en fin al menos lo importante es que se intente y compruebes por tí mismo que lo puedes hacer, que cualquier obstáculo que veas no se te haga un mundo eso que cuando tenemos que hacer alguna gestión de suma importancia nos acojonamos un pelín, mucho gusanillo en el estómago y el corazón a mil por hora, pero cuando realizas dicha gestión resulta que no era para tanto y decimos ¡MIRA Y YO PENSABA QUE ESTO NO PODRÍA HACERLO YO! , te ríes y dices que bien ya me he quitado ese peso de encima ¡UFFF! , ¡QUE ALIVIO!

Jaime

CADA MAÑANA

Cada mañana cuando me levanto intento que mi vida sea una vida completa. Desde que suena el despertador a las ocho de la mañana, me gusta madrugar, hasta que me acuesto por la noche. Lo hago haciendo un montón de actividades que ocupan mi tiempo en mi día a día. Entre otras cosas me gusta escribir relatos que se publican en este blog, pero lo que me trae hasta estas líneas hasta aquí hoy es una pregunta ¿qué significa tener una vida plena?.
Mi proyecto de vida es, en principio a medio plazo. Me dedico cada tarde, después del café, a escribir un poco. Lo hago como rutina y escribo una especie de diario que fecha cada día, en el que expreso mis opiniones de la jornada y en el que cuento lo que me pasa a cada momento. Lo hago con la finalidad de escribir mejor, de adquirir disciplina. Dicen de Virginia Wolf que cuando empezó a escribir su diario mejoro en sus novelas la técnica de escritura. Con esta finalidad y con esta ilusión escribo y lo considero un proyecto por que trabajo cada día en ello a pesar del ánimo que tenga, de la falta de ideas que pueda tener o de las ganas de escribir que me acompañen. Lo hago con la determinación de una hormiga al coger una cáscara de pipa y trasportarla al hormiguero. Es mi proyecto y mi ilusión. Me satisface.
Cuando llegué a mi piso, y quizás por mi enfermedad, pensaba de mis vecinos que todos eran unos estirados que apenas te daban los buenos días por compromiso. Llevo viviendo dos años y cada vez me parecen más simpáticos. Mi actitud ha cambiado. Era mi miedo el que me impedía ver los beneficios sociales que aporta el vivir en comunidad, aunque esto no sea siempre así. También me encuentro bastante a gusto donde desayuno todos los días. Me paso lo mismo que al principio con mis vecinos, al principio me sentía violento. Ahora charlo con el camarero, se donde veranea, se si se va un fin de semana a la playa y donde estudia sus hijo. El también sabe muchas cosas de mi, esto es la normalización de la enfermedad, de la que soy consciente, de la que no me olvido, pero de la que procuro tratar con normalidad y naturalidad y a nadie que conozco nuevo le digo que tengo un trastorno mental. Eso es algo íntimo y personal y no tengo porque compartirlo más que con mis más allegados. Para mantener relaciones sociales con las demás no tengo porque decir mis limitaciones, tengo que enaltecer mis virtudes, que son muchas y que son por las que me aprecian mis amigos.
Con los profesionales he tenido mucha fortuna. Me he encontrado en mi camino con muy buenos terapeutas que han sabido orientarme en el camino correcto y han sabido captar mis inquietudes en los campos adecuados. Pero lo cierto es que no podemos crear un vínculo de dependencia hacia ellos. No es sano. Tenemos que aprender a tomar nuestras propias decisiones en las cosas más sencillas y en la más compleja y no dejar nuestra responsabilidad en ellos. Somos personas que tenemos que luchar por una autonomía y el principio de ella es una relación sana con los profesionales del medio.

Pedro.

viernes, 24 de febrero de 2012

MI TERAPIA I

Hoy me han propuesto escribir sobre mi enfermedad, la esquizofrenia. No es fácil de describir, pero voy a hacer un esfuerzo, como todo en mi vida.
Todo empezó hace ya catorce años cuando “un buen día” después de varios años de consumo de alcohol y estupefacientes me desmayé en el cuarto de baño de mi piso y estuve varias horas inconsciente. Al despertar mi mundo cambió, mi mente como por arte de magia dejo de ser coherente y empecé ha distorsionar la realidad de las cosas, ahí comenzó mi gran vía crucis por esta vida. Todo lo que me rodeaba de forma positiva se me fue poco a poco de las manos y mi vida se fue deteriorando irremisiblemente, era como si todo lo que yo tocaba se deshiciese y lo que había conseguido anteriormente se esfumase (familia, estudios, relaciones personales, amistades, etc.…).
Cuando uno ingresa en el ala de psiquiatría del hospital no imagina a donde ha ido a parar. Siempre que una persona ingresa en un hospital no es agradable, pero el ala de psiquiatría es uno de esos espacios hospitalarios inhóspitos, desagradables, donde uno siempre esta vigilado sin tener nada que hacer, ocioso, pensando en tus paranoias, siempre pendiente de que llegue la comida, odiando la hora de la medicación que te dan y pasando el tiempo entre cigarro y cigarro.
Una vez fuera todo tu mundo ha cambiado quieras o no. Estas atado a la medicación prescrita y comienzan las barreras que la sociedad incluida tu familia te pone en el camino. A veces aunque parezca que te están intentando ayudar hay momentos en los cuales no sabe uno que es peor si el remedio o la enfermedad. Confieso que en mi caso las personas que me han querido ayudar en un principio son mi familia, puesto que encontré el rechazo de gran parte de lo que era mi mundo hasta ese día.

J.C.

jueves, 23 de febrero de 2012

RELATO

VUELTA AL PASADO


I
Los dos veníamos agotados de pasar el día en la playa. Habíamos salido por la mañana temprano y ya eran casi las diez de la noche. Conducía ella por que yo me había tomado dos cervezas y dudábamos si podía dar positivo en un control de alcoholemia.
Por la autopista la travesía es tranquila, a pesar de hallarnos en pleno agosto. Veníamos a una media de cien kilómetros por hora y el viaje no se estaba haciendo pesado. A mí me entro un poco de hambre, por lo que abrí la nevera y cogí un pedazo de tortilla que quedaba del medio día. Le ofrecí un poco a Marta pero ella dijo que no tenía apetito. Me tomé también una lata de cerveza, para acompañar a la tortilla. Encendí un cigarro después de comer. Los kilómetros iban pasando tranquilamente uno detrás de otro.
La noche se fue cerrando. Entonces fue cuando ocurrió todo.
Cambio las luces largas a cortas por que de frente venían coches en dirección contraria. La noche era ya noche cerrada y las estrellas brillaban en la bóveda celestial. En nuestro sentido, delante de nosotros, no se divisaba ninguna luz trasera roja de ningún vehiculo. Detrás, a lo lejos nos seguía algún coche. De pronto, en medio de la autovía, estaba cruzado un caballo. Marta no pudo esquivarlo en su totalidad y dio un volantazo. El coche empezó a dar volteretas porque el caballo se metió debajo e hizo de palanca para levantar el coche. Dimos por lo menos cinco vueltas de campana.
La guardia civil llegó a los veinticinco minutos. Los sanitarios y los bomberos diez minutos más tarde. Ya no pudieron hacer nada por Marta. Yo perdí una pierna.

II
A los cuatro meses me cumplió el contrato de alquiler del piso. No lo renové. Me traía muchos recuerdos cada rincón de la casa. No podía seguir viviendo si la recordaba a cada instante. Creía que estaba haciendo lo mejor. Pasar pagina y mudarme a otro sitio donde los lazos de unión con el pasado en común con Marta fueran más frágiles. Deje los muebles del dormitorio y del salón en el piso y me lleve al nuevo apartamento la cocina y el cuarto de baño, junto con mi estudio.
El nuevo apartamento en un bloque de viviendas pequeñas para solteros y estudiantes. Era un sitio tranquilo, donde los vecinos casi ni se conocían. Era lo que necesitaba. Desde que Marta se fue me había vuelto algo más uraño y no tenía ganas de socializarme demasiado, por el contrario me agradaba estar solo y pasar las horas leyendo.
Estaba precisamente leyendo un libro de José Carlos Somoza cuando sonó el timbre de mi nuevo apartamento. Era Susana, compañera de Marta en la oficina. En seguida me vinieron recuerdos de Marta a la cabeza e hice lo que hacia cuando Marta llegaba de trabajar. Preparé dos whiskys solos con hielo. Susana se sentó y se dejo arrastrar por lo que yo le iba preguntando sin sospechar que yo estaba teniendo una especie de vuelta al pasado. Cuando quiso darse cuenta me tenía a menos de un metro y oliéndole por el cuello el perfume.
- Pero que haces Sergio
Entonces desperté de mi regresión.-Lo siento, Susana. No se lo que me ha pasado, me he dejado llevar por los recuerdos y…
Ella se marchó disculpándose por si en algún momento había insinuado algo que me indujera al error, pero ella solo venía a decirme que se había mudado a dos manzanas de allí y que ya no se sintiera tan solo que tenía una amiga cerca pero que después de lo sucedido… no sabía que pensar.

III
Antes del accidente hacía mucho deporte. Ahora, después de que me amputaran la pierna no podía salir a correr ni podía practicar deporte al aire libre. Me quedaba una opción. Entrenarme en un gimnasio.
El nuevo apartamento tenía debajo locales comerciales y en uno de ellos había un gimnasio. Era grande y se veía bastante movimiento de gente entrando y saliendo. Lo visite y me gusto. Empecé a entrenar.
Fui conociendo a mucha gente y a los cinco o seis meses ya era bastante conocido en el gimnasio.
Un día estaba con una chica de pareja entrenando y cuando terminamos salimos al bar de enfrente y a tomarnos un refresco. Ella pidió una granizada de limón, como pedía marta cuando joven. Entonces me sucedió lo mismo que con Susana, me entro una especie de vuelta al pasado
Y creí estar delante de Marta. Al instante estaba cerca de la chica y le olía en el cuello el gel de ducha hidratante recién usado. La chica se ruborizó, se levanto y me llamó fresco y caradura. Intente explicarselo pero no tuve oportunidad. Una bofetada me cruzó la cara.

IV
Durante mucho tiempo estuve sin salir por la noche de marcha con los amigos. Estos me llamaban durante la semana para preguntarme como estaba y para tomar café. Yo declinaba las invitaciones mientras me fue posible. Cuando su insistencia fue mayor no tuve más remedio que aceptar. Lo mismo pasó con las salidas de marcha por las noches. Me llamaban los fines de semana para salir a dar una vuelta y mientras pude evite las salidas. Cuando su insistencia fue demasiado persistente, tuve que aceptarlas y salir.
Primeros fuimos a cenar y luego fuimos a unas discotecas de las afueras de la ciudad.
La cena estuvo bien. Cenamos carnes y patatas asadas regadas con vinos de tierras extremeñas. Una delicia. Éramos cinco amigos dispuestos a saciar nuestro apetito no de cualquier forma.
Una vez satisfechos nos dirigimos a la discoteca.
Allí entramos los cinco dispuestos a pasar una noche pletorita. La música sonaba por todos lados de forma ensordecedora. La gente se apelotonaba en la pista.
Cuando llevaba cinco o seis cubatas. Vi a Marta.
Yo no andaba muy bien. Estaba de psicólogos por las dos vueltas al pasado que había tenido. Además el psicólogo me había dicho que me estaba volviendo bastante más superficial porque no quería indagar dentro de mi dolor y buscaba hacer cosas más banales para no encontrarme con circunstancias que implicasen mi compromiso. De acuerdo, porque yo estaba en una discoteca, sitio donde yo antes no hubiera estado, pero, aquella era Marta. La seguí.
Entró por una puerta en la que se podía leer claramente “prohibido el paso” y me miro antes de entrar. Entré tras ella. Y una voz dulce, que para mi fue muy parecida a la de Marta me dijo-tranquilo-. Una mano se deslizó por mi cintura, me desabrochó la correa. Otra me quito el botón del pantalón. Eran manos ásperas. No eran las manos de Marta. La vuelta al pasado había terminado con el roce de esas manos. Alguien me bajo la portañuela. Busque un interruptor de la luz como un loco. No lo encontré. Me metí la mano en el bolsillo y saque el mechero. El fogonazo descubrió a una mujer que no se parecía en nada a Marta. Salí corriendo con los pantalones por la cintura. Ese fue mi último viaje al pasado.

La pluma negra

viernes, 17 de febrero de 2012

ZURDOS

Hola que tal a todos os pongo este escrito para que veáis las dificultades que tenemos las personas zurdas en muchos ámbitos de la vida, por ejemplo en el deporte. Yo soy zurdo de mano, y aunque parezca raro, me cuesta trabajo jugar a muchos deportes por ejemplo el tenis de mesa, cuando me tiran a la izquierda puedo defenderme bien pero cuando me tiran al lado derecho me cuesta mucho trabajo devolver los golpes bueno. En otras situaciones como la de jugar con las videoconsolas, la gran mayoría de los juegos son para diestros, coger una taza con leche, que siempre esta puesta a la derecha, comer junto con otra persona, utilizar las tijeras, etc..
Sobre el tema de los videojuegos tengo que decir que la compañía Nintendo en todos sus juegos me dan la opción para jugar como zurdo, que otras compañías aprendan de Nintendo.
Como curiosidad deciros que hay muchos personajes ilustres que eran zurdos, entre ellos podemos destacar Leonardo Da Vinci, Tom Cruise, Obama, Albert Einstein y muchos mas…
Pues nada me despido diciendo gracias por leer mi comentario hasta otra.

David.

PABELLON DE LA NAVEGACION II

Después de dejar la torre de la navegación, como iba diciendo, entramos en el pabellón, ya desde afuera pudimos ver lo que nos esperaba dentro porque se veían montones de flores como un valle de flores de luz, si de luz. ¿No habéis visto nunca en algunos árboles de navidad o en floreros unos pelillos de plástico que en las puntas se ve la luz que viaja por dentro pero que esta luz no se ve por el hilo solo por los extremos pues así era el valle y encima se encendían y apagaban formando una armonía muy bonita para la vista. Daba sensación de tranquilidad, esto ya se podía ver desde la puerta al entrar saludamos a tres chicas que había en el mostrador, una de ellas se acercó a nosotros para explicarnos todo lo que íbamos a ver. Llegamos hasta una especie de jarrón con una raja para meter dinero, ella nos explico que metiendo una moneda se activaba un video que pudimos ver en una pantalla muy grande y sonaba la voz de un hombre que hablaba con un acento de aquella época y que nos explicaba historias sobre los barcos. La moneda que metías es esa hucha te la devolvían ya que solo servia para activar el video, la chica muy amable y simpática nos explicó todo lo que íbamos a ver en el pabellón. Pero allí había tantos contenidos que si la chica lo iba a explicar todo todavía seguiríamos allí, creo que ella se dio cuenta y cuando llegamos a unos cajones muy raros ella nos dejó, eran unos cajones que se abrían estirando de una cuerda y al ser abiertos aparecía un altavoz y un hombre hablando en una grabación. El primer cajón lo escuchamos de principio a fin, pero cuando vimos tantos cajones se nos quitaron las ganas de abrirlos. Yo los habría por si encontraba algo diferente, seguimos andando por un caminito y vi en el suelo gotas de sangre que me asustaron, porque pensé que alguien se había cortado, pero no era así, esas gotas no eran de sangre estaban pintadas en el suelo y al final de las gotas había un cuchillo lleno de sangre ubicado en el suelo a través de un cristal. Yo comente que eso no era muy bonito y que yo lo hubiera quitado de allí. Luego vimos un cañón de barco, también vimos una botella con luz blanca y que en el culo había un altavoz que te explicaba cosas. Lo mejor de todo estaba al final de la sala, vimos unos barcos hechos a escala pero que para ser maquetas eran bastantes grandes había por lo menos cinco barcos, uno era un transatlántico que tenia como nombre Mauritania y me acorde de la película de Titanic porque cuando este se hundió el barco que fue a rescatarlos fue el Mauritania, estaba un poco dudoso porque era un transatlántico y en la película parece un barco de carga. Eran unos barcos preciosos, el último tenían una forma muy futurista parecía un ovnis. Cuando llegamos a este barco todos nos hartamos de reír porque había un espejo muy limpio que parecía que había una fila muy larga de barcos que nos quedaban por ver y no había mas, el espejo nos engaño pero lo guai fue que teníamos el espejo en nuestras narices y no nos dimos cuenta. Yo me sorprendí porque Rafael nos iba explicando las cosas , el estaba a mi izquierda y cuando se puso de frente al espejo lo vi a mi lado derecho y me asuste, dije coño que hace Rafael ahí si esta en mi lado izquierdo todos nos reímos , Rafael también se sorprendió al ver que de frente suya había otro Rafael. Desde lejos pudimos ver una gran fila de barcos parecía que había mas de diez barcos, pero todo fue engaño del espejo. Y por fin llegamos a lo mejor ,eran videojuegos muy sencillos era lo mejor que había en el pabellón por eso estaba al final de todo, el primero que vimos era un timón de verdad hecho de madera, aquello estaba todo lleno de chavales que no paraban de gritar y de reír, en frente del timón había una gran pantalla donde se veía como en dibujos animados la parte delantera de un barco que iba navegando por el mar y delante aparecían obstáculos que los chavales tenían que esquivar moviendo el timón como si fuera el volante de un coche, yo le dije a la chica que me lo dejara un minuto para probarlo ya que no se veía en ellos ganas de soltarlo, estuve un minuto y se los deje. El siguiente era igual todos tenían una gran pantalla como los televisores de nuestras casas pero mas grande, el siguiente juego era una palanca como para achicar agua pero no era eso, al darle a la palanca de arriba abajo echaba un correón de agua, en la pantalla se veía el barco y en él aparecían fuegos pequeños y otros grandes y la palanca que tenia el chaval era para apagar el fuego y que el barco no saliera ardiendo, cuando apagaba un fuego aparecía otro y así hasta el final. La palanca se movía de arriba abajo y de izquierda a derecha y para que el chorro fuera mas lejos había que bajar la palanca con mas fuerza, el siguiente juego creo que era el mejor de todos, este estaba en el cuarto lugar creo, era un cañón disparando a otro barco. El cañón lo manejaba el chico y en la pantalla se veía como le dabas al barco enemigo y también como te daban a ti, otro juego eran cuerdas que tenias que subir y bajar y en la pantalla se veía como subían y bajaban las velas del barco y el ultimo juego creo que no me falta ninguno, era como un timón tumbado donde el usuario se agarraba a cualquier palanca y se ponía a dar vueltas alrededor y en la pantalla se veía como el barco se tumbaba hacia un lado u otro. Después de los videojuegos llegamos a una tienda dentro del pabellón, digo dentro porque al no estar en el exterior la gente no la verían para ir a comprar ,lo digo porque era una tienda muy bonita y particular vendían cosas relacionadas con los barcos que eran preciosos como unos prismáticos muy sencillos simulando los primeros que se construyeron, también periscopios, utensilios de hierro para no perderse por el mar que fueron como los primeros que existieron y valían un pastón pero merecía la pena comprarlos, había de todo yo me hubiera quedado todo el tiempo del mundo viendo cosas pero tuvimos que dejarlo, salimos por la puerta y ya esta, he pensado en volver a visitarlo y aquí acabó nuestra visita por la torre y el pabellón de la navegación.

David García.

UN INVENTO SOLIDARIO

En noviembre de 1936 el joven Alejandro Finisterre quedó sepultado en uno de los bombardeos de Madrid durante la Guerra Civil Española. Lo trasladaron en un primer momento a Valencia, pero como las heridas eran graves tuvieron que llevarlo a un hospital de Montserrat. Allí vió que había muchos niños mutilados que lo que más deseaban en el mundo era poder correr y jugar al fútbol. Con el propósito de ayudarles en su rehabilitación inventó este juguete con el que los chiquillos podrían, por un rato, evadirse de su situación e imaginarse jugando un partido de primera división. El futbolín fue todo un éxito, en las competiciones no había diferencias entre niños mutilados o no. Con los años se popularizó y hoy en día se puede jugar al futbolín en cualquier lugar del mundo.

RECETAS DE COCINA

ESPINACAS CON GARBANZOS

INGREDIENTES

• 2 paquetes de espinacas frescas.
• Garbanzos cocinados (sobrantes del puchero )
• Una cabeza de ajos.
• 3 Cucharaditas de café de pimentón dulce.
• 4 Rebanadas de pan.
• Comino molido.

ELABORACIÓN

• Cocer las espinacas con agua y sal y escurrirlas bien y poner en la sarten.
• Freir el pan con unos seis ó 7 dientes de ajos sin pelar.
• Moler el pan frito con los ajos, una pizca de sal y ½ vaso de agua.
• Echar el pimentón sobre las espinacas y verter el aceite hirviendo por encima.
• Refreir un poco los garbanzos y las espinacas.
• Cuando esté rehogado, echar lo molido, añadir sal, y dejar hervir unos minutos a fuego lento.

¡BUEN PROVECHO!

martes, 14 de febrero de 2012

PERRO DIABÓLICO

Emilio ha llegado a nuestro blog con un talento increible y mil historias que contar. En la elaboración de sus comics mezcla la tradicción con las nuevas tecnologías, lo que hace que los resultados sean muy interesantes. Os presentamos a "Perro diabólico", un personaje gamberro según nos describe su autor, que en capítulos sucesivos nos contará sus aventuras. Esperamos que os guste.

PRESENTACION PERRO DIABÓLICO

lunes, 13 de febrero de 2012

SAN VALENTÍN Y EL AMOR

San Valentín es un santo con el que me siento muy solidarizado porque está estigmatizado como nos ocurre a los enfermos mentales. Se habla de él como alguien asociado al gasto de dinero el 14 de febrero de cada año. En vez de San Valentín y el amor habría que decir San Valentín y el dinero. Muchos lo consideran un invento de El Corte Inglés y del resto de comercios para propiciar los gastos y vaciar los bolsillos. Pero eso no es así. San Valentín es un ejemplo de lo hermoso que es el amor y lo mucho que aporta a la relación entre los enamorados que esperan un año entero para regalarse algo en un día tan especial.

Pero el amor es ya un regalo eterno entre las parejas. Todos los días son San Valentín. Cualquier día es bueno para expresar el amor y expresar lo que sentimos por nuestra pareja. Pero San Valentín es un día especial porque durante 24 horas el amor está más vivo, se exterioriza con mayor facilidad, hay menos pudor para mostrar los verdaderos sentimientos y decir sencillamente te quiero, dos palabras que lo significan todo y que pueden muy bien ir acompañadas por un beso. Ése es el mejor regalo del día de los enamorados: decir te quiero como nunca lo decimos y dar un beso con lo mejor de nuestro corazón.

El amor es inagotable. Cada día hay que renovarlo, convertirlo en algo nuevo para evitar caer en la monotonía, el aburrimiento o el tedio. San Valentín permite exprimir la imaginación para regalar algo original o sencillamente diferente a lo habitual. Yo pienso regalarle a mi pareja dos flores, una por cada uno de nosotros. Y además un libro en el que he publicado uno de mis poemas. El libro está dedicado a Emilio Prados, el poeta semidesconocido de la Generación del 27. Se titula El farero y tiene mucho de amor a la poesía, se los sentimientos más puros y primitivos que son los que sobresalen el Día de San Valentín. Hay que ir a lo primordial, a lo más infantil, a los sentimientos que recibíamos de nuestros padres cuando éramos bebés. Nuestra pareja es el bebé que tenemos que cuidar para que no se nos rompa. A medida que avanza la vida del bebé tenemos que cuidar de que no se estropee como persona y que no se estropee tampoco la relación de amor que tenemos con él. Pues el amor en pareja es lo mismo: hay que cuidarlo para que no se nos rompa el amor de tanto usarlo como dice la canción. De mal usarlo diría yo también porque el amor hay que usarlo, hay que hacer uso de él y convertirlo en el pan nuestro de cada día. Evitar la monotonía para que el amor dure. Renovar el te quiero como quien renueva sus votos a Dios. El amor renovado es protagonizado cada 14 de febrero por San Valentín, el santo del amor, de la valentía al expresar los sentimientos, echar fuera todo lo que tenemos encerrado para nuestra pareja sin que nos dé vergüenza de nada.

El amor necesita recuperarse día a día porque día a día corre el peligro de perderse y de causar los dolores tan intensos que supone la pérdida. No hay que temer a esa pérdida cuando uno es sincero. Y en San Valentín hacemos una demostración de sinceridad abierta. No postramos ante la amada o el amado como si veneráramos a un santo, en este caso San Valentín. La sinceridad nos demuestra que somos fuertes ante el amor y ante la adversidad. Ninguna adversidad debe rompernos la dicha del amor. En San Valentín expresamos nuestra voluntad de no ruptura. Estamos esperando todo el año que llegue ese día para dar rienda suelta a las emociones primigenias y confesar a los cuatro vientos cuanto sentimos por nuestra pareja. No hay que temer a expresar el amor. Hay que ser valientes para amar. La cobardía y la timidez deben quedar lejos del amor siempre y en ese sentido San Valentín nos da un ejemplo de atrevimiento, de desvergüenza, de expresión del amor sin tapujos, de renovación del amor anualmente. Ser valiente es la clave de que la pareja perdure. Hacer mil cosas diferentes y sin miedo a sentir vergüenza por expresar el amor de la forma más extravagante.

Hay que ser original y en eso San Valentín también es ejemplo. Llegado su día tenemos que exprimirnos los sesos para expresar el amor de una forma diferente cada año. Lanzarse al mundo y decir te quiero con arrojo, como quien va a una batalla a dar lo mejor que tiene, en este caso los sentimientos más sencillos y básicos. No hay que ser rebuscado. Hay que ser francos, decir que el amor lo sentimos y podemos gozarlo juntos, sin vergüenza ninguna, con una furia desmedida. Este amor es el que ha inspirado grandes libros con La voz a ti debida y Razón de amor de Pedro Salinas, autor sevillano que vivió gran parte de su vida fuera de España. Vivió en el exilio pero supo expresar el amor de la manera más maravillosa en unos versos inigualables y siempre haciendo referencia a los famosos pronombres: yo y tú. Yo también he escrito libros de poemas dedicados a mi amada como Dicha y Resurrección. Y qué decir de Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda. O sus Cien sonetos de amor. El amor es fuente de inspiración y en San Valentín se puede regalar perfectamente cualquier libro de amor o cualquier poema escrito por uno mismo para dar cabida en el mundo a los que sentimos por la persona de la que estamos enamorados. Y el arte en general ha propiciado obras geniales gracias al amor, sea en pintura, escultura, arquitectura, etc… Recordemos ahora por ejemplo el Taj Majal, monumento inspirado por una enamorada. Todo eso queda ahí para el recuerdo, para asociar la belleza del amor a la belleza en génesis de sí misma. El amor perdura en cualquier manifestación artística y hace eterno el amor mismo como si fuera a congelarse en el aire un beso como un verso mismo en el papel.

El arte, la vida y el amor forman una trilogía bellísima que perdura siempre. San Valentín es un adalid de esa trilogía. Defensor del amor a ultranza y todas las manifestaciones artísticas que puede permitir. Amar y rezar también van unidos. Yo he rezado a San Valentín muchas veces porque quiero pedirle que mi amor perdure. Nada teme más la persona enamorada que la pérdida. San Valentín defiende la perdurabilidad del amor a ultranza, aunque El Corte Inglés se ponga las botas y otros comercios minoristas también ingresen dineros extras. Da igual. San Valentín va asociado al amor, no al dinero.

Que viva San Valentín. Que perdure siempre. Que sigamos enamorados del amor mismo en esencia y lo instalemos en una peana gozosa el resto de nuestras vidas. Aquí queda el punto y seguido de una historia de amor. Aquí queda el punto sin final de San Valentín, para el que pido la mayor pleitesía y el máximo respeto.

José Cuadrado Morales

BREVE HISTORIA DE SAN VALENTÍN.

El hecho de que San Valentín sea el Patrón de los enamorados tiene una interpretación curiosa, según algunas versiones, el origen está en los países nórdicos, ya que en estas fechas los animales empiezan a aparejarse y surge el deseo sexual.
También en las culturas clásicas (Grecia con Eros y Roma con Cupido) , tenían sus propios Dioses que favorecían la procreación y el Amor.
Pero no es hasta el siglo tercero d. C. cuando aparece la versión más verosímil, en esta época se prohibía el matrimonio a los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias, de manera clandestina San Valentín los casaba, contraviniendo esta orden. Hasta que este fue detenido, siendo emperador Claudio II, el cual quedó cautivado de las ideas cristianas, pero los patricios y militares obligaron al emperador a ejecutar a San Valentín el día 14 de febrero.
Actualmente , San Valentín es un fecha donde los enamorados se declaran su amor , aunque también es una fecha comercial , pues los comercios aprovechan esta fecha vender objetos o regalos románticos, o bien aprovechan para organizar fechas románticas.

Diego de La Algaba.

AMOR Y DESAMOR

AMOR VIVO
Aunque tiemblen los cimientos del mundo,
aunque la noche permanezca oscura en la inmensidad,
aunque la muerte nos bese al fin de los días…
¡Yo siempre estaré contigo hermosa mía!

Francisco J.J.

TE ACUERDAS
Te acuerdas de aquel rincón de lluvia que empapó tu cuerpo
las suplicas que me hiciste las llevo clavadas dentro.
Pues ya no te tengo pues no has querido que fuera tu dueño
tu príncipe azul el rey de tus sueños.

Francisco Arriaza


TUS OJOS ILUMINAN
Tus miradas son como una estrella que iluminan mi corazón
tu ser es como una estrella que me ilumina
porque tú eres la persona que llena mi corazón.

Porque en tu corazón estoy yo y junto a ti y contigo quiero volver si no no seria feliz

Tú y solamente tú iluminas mi corazón
cuando me miras al pasar mi corazón estalla de felicidad
es difícil estar contigo pero es a ti a quien quiero de verdad y contigo quiero estar



De Isabel Para Ignacio.

UN POCO DE ROMANTICISMO NUNCA VIENE MAL

Se acerca el día mas empalagoso del año, aqui va nuestra gotita de azucar....



video

jueves, 9 de febrero de 2012

CUENTATE UN "CHISTESITO"

Mama, mama... ¿porque me han dicho que los ángeles se ríen mucho?
Por la gracia de Dios hija, por la gracia de Dios

Una señora esta en la cama con su amante, de pronto suena el timbre de la puerta. Ella dice; - “escóndete debajo de la cama, que es mi marido”.
Cuando abre la puerta es su segundo amante con el que también se va a la cama, cuando están desnudos vuelve a sonar el timbre. - “Es mi marido, escóndete en el armario”.
Entra el marido al dormitorio y ve un pie debajo de la cama. - “Oiga ¿que hace usted ahí? - “Un momento que no es lo que parece, yo soy inspector de colchones y me metí debajo de la cama para observar el colchón”. - “¿Desnudo?”. - “Si es para notar en mi cuerpo por donde pierde aire el colchón”.
- “Bueno usted perdone”.
Abre el armario para dejar la chaqueta y encuentra al otro.
- “¿Y usted qué hace aquí”?
- “¿Yo? ¿Usted creyó al de abajo?”
- “Pues si”.
- “Bueno, pues cierre el ascensor que yo voy al quinto”.


Esto son un inglés un alemán y un lepero, a los que un millonario aburrido les propone que si se tiran de un edificio de 49 plantas y sobreviven a la caída se llevaban 3 millones de euros.
Va el Inglés se lanza y mientras cae grita; “¡por mi patria!”, lógicamente muere.
Va el Alemán y haciendo lo mismo dice; “¡por mi bandera!” y también muere.
Va el Lepero y dice; “por mi patria y por mi bandera yo bajo por las escaleras”.

MI REALIDAD

No tengo miedo a la muerte porque pienso que después de esta vida hay otra y después otra más y otra, así infinitamente ya que la materia no muere se transforma.
No seremos animales ni plantas, nuestra alma pasará a otro cuerpo y después a otro más, así sucesivamente y hasta el infinito, que es ilimitado.
Tengo miedo sin embargo a la enfermedad, ya sea mental o corporal, ya que mi enfermedad no tiene cura y tengo que seguir un tratamiento de por vida. Me traumatiza pensar como me va a influir el tratamiento cuando me lo cambian ó me disminuyen la dosis, me asusta un poco, aunque no me haya dejado estigma.
También tengo miedo a la soledad; no me gustaría quedarme sola en este mundo; me daría miedo estar siempre sola. No es que necesite de las personas, de los animales, de las plantas, de las máquinas; sino que resultan imprescindibles para el desarrollo de la humanidad; y yo me considero parte de la humanidad.

Cecilia Menassa.

miércoles, 8 de febrero de 2012

COMO SUPERÉ MI TIMIDEZ.

De toda la vida he sido una persona muy tímida e introvertida casi todo me daba vergüenza salir a la calle, ir a comprar el pan asomarme a mi balcón para mirar la calle…. Siempre he sido una chico muy asustadizo, en el colegio lo pasé francamente mal, nadie me respetaba era como un muñeco al antojo de cualquiera, me dejaba maltratar tanto psicológicamente como físicamente y era incapaz de reaccionar y defenderme por mí mismo no mostraba defensa alguna de lo inocente y débil que me sentía.
Casi todos los días siempre había un compañero de clase que me decía eso de a la salida te esperaré y yo me acojonaba y sólo pensaba que de nuevo se iba alguien a reir de mí delante de todos.
En el instituto me pasaba prácticamente lo mismo seguí sintiéndome tan frágil y desprotegido, no salía de mi interior ninguna fuerza que me hiciera reaccionar para defenderme y hacerme respetar y no sabía que hacer al respecto, parecía como si mi cuerpo estuviera hueco por dentro solamente existía en mi mente el miedo y la timidez y lo peor de todo es que yo pensaba que podía estar así todo mi vida.
Recuerdo que en ocasiones mi hermano venía al colegio e instituto para averiguar quien o quienes se dedicaban a hacerme la vida imposible, eso al mismo tiempo de aliviarme me causaba temor por que yo sabía que después podía se peor, es decir que los compañeros me amenazaran diciéndome que si le volvía a comentarle algo a mi hermano lo iba a pasar peor.
Todo esto ocurrió en el colegio e instituto, pero que mi gran timidez era para todo hasta para las cosas más simples de la vida como cuando recibíamos visita en mi casa, cada vez que sonaba el telefonillo o timbre de la puerta yo corría de inmediato y me escondía en mi habitación para que no me vieran, como si fuera un bicho raro. Mis padres, claro está, estaban preocupados por mí, me hablaban y comentaban que en la vida había que mostrar mucha valentía en todos los aspectos pero a mí me seguía pasando lo mismo. A la edad de 25 o 26 años mi madre me llevó al médico a ver que solución podía encontrar para acabar con mi timidez y decidieron que me viera un psicólogo el cual me aconsejo que fuera a un centro de salud mental, aquí fue donde empezó a cambiar todo.
Hoy en día me siento totalmente distinto, he evolucionado mucho y esa timidez de siempre prácticamente a desaparecido, la gente me respeta por que mi actitud ha cambiado y soy capaz de enfrentarme a los problemas que se me presentan en la vida.

JAIME CASTILLO.

lunes, 6 de febrero de 2012

NO IMPORTA NADA

Hay momentos en nuestra vida que nos ayudan a crecer como personas. Son momentos cruciales en los que reflexionamos y aprendemos. Una de estas lecciones que nos da la vida la aprendí estando en la calle, aunque no la comprendí hasta mucho tiempo después. Y digo esto porque en su momento me lo tomé como una injusticia. El paso del tiempo me ha hecho comprender que las circunstancias y los acontecimientos no fueron correctamente valorados por mí en su momento y lo que entonces me tomé como una injusticia, no lo era. Ahora, con la distancia, lo veo con mucha más claridad y me hace plantearme una cruda cuestión, que da motivo a mi siguiente narración.
Estas parecen que eran las premisas que iban a guiar mi día.
Estaba cansado de tanto vivir como un vagabundo, de tanto pedir limosna. En mi fuero interno, el alcohol ya no me saciaba. Mi enfermedad psíquica se estaba acentuando. Necesitaba un cambio radical.
Cuando uno ve tambalearse el mundo que ha levantado para poder subsistir, necesita que alguien o algo le faciliten otro registro donde se encuentre cómodo y pueda moverse. Este mundo debe de estar ya formado y debe de tener una estructura sólida donde, desde un principio uno pueda sostenerse. Los que esta en la calle encuentra muchas veces ese sitio en centros de dudosa reputación que utilizan las religiones como base de su ensamblaje para captar adeptos que, por necesidad de estructurar sus vidas, entren a formar parte del sistema. Yo había estado en varios centros para curarme de mi alcoholismo y como volvía a necesitar curarme de mi drogadicción, pensé que este sería un buen lugar. Lo pensé yo y lo pensaron mi hermana y mi prima que fueron a las que les pedí ayuda. Ellas valoraron que un centro evangélico podía ser mi salvación. Mi hermana tenía una amiga que profesa esta religión y era una estupenda persona, además le iba en la vida estupendamente. Ser de una u otra religión no tiene que influir en como no sonríe la diosa fortuna pero mi hermana extrapoló que, si a la amiga las cosa le había funcionado de forma correcta, a mi dentro de esta doctrina, también me iría bien.
Bueno, pero no me trae hasta aquí el reflexionar sobre los centros evangélicos sino sobre las posibilidades de salir de la calle. Yo, esa vez, acabé en un centro evangélico. Tan solo dure una semana.
Antes de salir para el centro evangélico nos entrevistamos, mi hermana, mi prima y yo, con un trabajador social de CECOP. Primero hablo conmigo unos veinte minutos. Después hizo lo mismo con mi familia.
La entrevista conmigo fue sobre si conocía los diferentes recursos que se ofrecían para las personas sin hogar como el Centro de Acogida Municipal o el albergue Juan Carlos I, que está en el paseo del río. Le dije que si pero le explique que no podía recurrir a ninguno de ellos porque en uno estaba esperando a que me dieran plaza y en el otro había dormido la noche anterior y esta me tocaba fuera.
Cuando entrevisto a mi familia, estuve con las dos a la vez. Al principio no me quisieron decir que les había dicho el trabajador social pero luego me enteré. Les dijo que no se preocupasen por mi, que conocía de sobra los recursos y que sabía muy bien porqué estaba en la calle. Para mi la suerte no cambió. Esa noche la pase en la calle.
Era verdad.
En realidad yo seguía queriendo dormir en la calle. Mientras no me quitase mi cerveza no me importaba nada, ni mi aspecto físico ni mental. Ni mi condiciones precarias ni tener que ir empujando un carrito de la compra donde guardaba una muda mugrienta y una manta comida de mierda. Es lamentable y penoso tener que decir esto pero es cierto. Yo no quería salir de la calle. Aún no había tocado fondo.
¿Le importa a la gente de la calle estar en las circunstancias que están o no?.
En su día a mi no me importaba mientras no me quitasen la litrona.


LA PLUMA NEGRA

viernes, 3 de febrero de 2012

VISITA A LA TORRE Y PABELLON DE LA NAVEGACION

Ayer jueves fuimos a visitarlos, están aquí en Sevilla junto al Guadalquivir, la estación de autobuses se encuentra al otro lado del rio, allí cojo el autobús todos los días para llegar a mi pueblo. Yo muchas veces me había fijado en esa torre por el hecho de ser alta y con una forma única, yo le puse un nombre, le puse LA PLANCHA porque su forma era igual que el pico de una plancha, pensé que su forma fue creada por el arquitecto sin ningún motivo, pero en realidad si fue hecha inspirándose en algo, como se iba a tratar del pabellón y torre de la navegación, la forma que yo decía que se parecía a una plancha en realidad era la proa de un barco, o sea su forma delantera. Primero entramos dentro y llegamos a la parte central de la torre y miramos hacia arriba y nos mareamos un poco al ver todas las plantas que había hacia arriba, en forma de plancha, se subía hacia arriba dando vueltas redondeando esa plancha era como subir la giralda en forma de rampa, no eran escaleras pero estas a diferencia de las de la giralda eran tablas puestas una encima de otra. Con solo verlo supimos que cuando llegáramos arriba íbamos a estar muy fatigados, pero no nos hizo falta porque un hombre nos invito a subir en un ascensor para luego bajar a pie por la rampa, subiendo nos encontramos un grupo de niñas que nos saludaban con la mano y no paraban de reír. Una vez arriba pudimos ver el rio y daba un poco de miedo y vértigo, recordé que hay gente que saltan de esa altura en trampolín, madre mía “que pechugaso”, yo no seria capaz de hacerlo. Pensé que si caes mal te podrías hacer mucho mucho daño, ya que desde esa altura el agua se podría parecer a una pared muy dura si caes en horizontal. Después de mirar hacia abajo alzamos la mirada y nos sorprendimos al poder ver toda Sevilla, vimos la giralda y el puente del Alamillo, vi un helicóptero aterrizado en un patio hecho para ellos. Se podía ver todo, incluso un pueblo que dijeron se trataba del de Valencina. De pronto me entro un pelín de miedo cuando imaginé que esa torre donde estábamos subidos se podría torcer y caer al rio con muy mala suerte, pero se fue tan pronto como vino, hay que tener mala suerte para que ocurriera eso, no ha ocurrido nunca y ahora si. Cuando salimos fuera le dije a un compañero como habían hecho esa torre dentro del rio y poder hacer los cimientos dentro del agua como ocurre con las plantas petrolíferas que hay en medio de los océanos, después de visitar la torre le dije a un compañero que en vez de subir en ascensor teníamos que haberlo hecho andando para así hartarnos de reír al vernos tan cansados, bajamos y entramos en el pabellón pero eso es otra historia.

David García.

II OLIMPIADAS "Unidos por el balón y la salud mental"

Por segundo año consecutivo se van a celebrar las II OLIMPIADAS "Unidos por el balón y la salud mental" .

MODALIDADES DEPORTIVAS.


Baloncesto (concurso de triples) se premiará al máximo encestador/ora de 15 tiros desde 3 posiciones de la línea de 3 puntos. En caso de empate se realizará una eliminatoria entre los jugadores/as correspondientes.
Dardos. Modalidad 207: Se deberá sumar 207 puntos antes que el resto de los rivales. Se debe cerrar con el número exacto, en caso de que te pases el número esa tirada se da por no válida. Se organizarían eliminatorias de un máximo de 5 participantes.
Petanca. Se harán eliminatorias de un máximo de 5 participantes, hasta llegar a la final. Se dispone de dos campos.
Ping Pong. La forma de la competición será en eliminatorias desde el primer al último partido. Se dispone de 3 mesas. Los partidos serán a tres sets de 21 puntos cada uno. El saque cambia cada 5 puntos poniéndose a cero la cuenta en cada nuevo set. Será necesaria la intervención de un árbitro.
Ajedrez. Se jugaría por eliminatorias en partidas que no superen los 20 minutos de duración.
Dominó. Se jugará por parejas al mejor de 3 partidas, en eliminatorias hasta llegar hasta la final.


Los reglamentos de las distintas actividades deportivas se publican en: unidosporelbalonylasaludmental.blogspot.com


INSCRIPCIONES.

Los interesados/as podrán inscribirse enviando un e-mail a la dirección de correo electrónico tallerrafaelgonzaleztrabajos@gmail.com antes del 06 de marzo de 2011. Con el fin de poder preparar las eliminatorias en las distintas actividades deportivas.

jueves, 2 de febrero de 2012

EL MIEDO

Nadie está exento de los miedos, solo cuando estos nos afectan en gran medida a la salud es que se han trasformado en patológicos.
Los miedos son más propios de la niñez, que de edades mas avanzadas, aunque se pueden pasar a cualquier edad.
Las fobias se vencen, por lo menos en mi caso, poco a poco, y con ayuda de especialistas cuando estas son patológicas.
Los compañeros de salud mental hablamos de vez en cuando de estas fobias, que padecemos muchos. Uno de los miedos es la fobia social: a veces tememos a los demás, a los grupos de gentes. Así, hay personas que le tienen miedo a coger el autobús y sin embargo no le temen a conducir su propio coche. Esto me ha ocurrido a mi hace ya algunos años. Y al revés también se da. Es un temor irracional, sin que medie explicación lógica de lo que te está ocurriendo. Se tiene miedo a que te puedan hacer daño físico o moral, a morir no se sabe porqué, etc. Se le tiene miedo también por ejemplo a los lugares cerrados y pequeños, es la conocida claustrofobia, aunque también a los cerrados y amplios. Yo la he padecido. Creo que si el miedo es patológico se producen efectos físicos en el organismo, como mareos, angustia o ansiedad. El último miedo que he padecido ha sido el de ir a mi pueblo, que he vencido el pasado fin de semana, yendo a visitar a mi madre. Estos miedos, en mi caso, se vencen poco a poco, aunque pueden permanecer por mucho tiempo.

Jesús

miércoles, 1 de febrero de 2012

SUELE OCURRIR

Parece que nunca nos va a ocurrir pero cuando menos te lo esperas salta la liebre...




video