miércoles, 19 de febrero de 2014

HISTORIAS DE VIDA. "JOSEITO"

Se llama José, pero le dicen Joséito .No sabe su edad , tan sólo que nació en la Quinta de 1930, (con lo que tiene 84 años). Este hombre es natural de Cabeza de vaca (Badajoz), y en la  postguerra, como tantas familias  extremeñas  emigraron a Sevilla, como si lo hubiera hecho a Cataluña o Madrid.
La familia de Joseíto se instaló se instaló en La Algaba, y éste, cuando tuvo cuerpo para trabajar lo hizo en el campo, ya fuera segando hierba  para los toros o las vacas, podar , regar ,talar o mamonear melocotones.
Recuerdo que en los años setenta u ochenta, los trabajadores de la gran finca donde trabajaba Joseíto, iban, ya aseados y con ropa limpia, a la plaza principal del pueblo a cobrar  el jornal diario, parte del cual lo destinaban a los dos cuartillos de vino blanco  que se  bebían en el bar “El Rajao”, agradeciendo la mareíta que se levanta cuando el viento llega del suroeste.
Hace dos veranos, creo a eso de las seis  de la  tarde, “habíamos” cuatro o cinco en la Plaza, cuando de pronto  va Joseíto y le da por coger una  colilla de un cigarro  que había en el suelo, diciendo después:  “déme usté fuego, ha favó”
Al principio parecía una broma, pero no, le dieron lumbre y se fumó la pava del cigarro.
Desde entonces, fuma todo lo que se encuentra o le dan , pero no pide.
El caso es que hace varios días, apareció en calzoncillos y queriéndose poner  un abrigo viejo por los pies:  directo a SAN LÁZARO, hospital que  queda  junto al cementerio de  San Fernando,  el cual arrebató Sevilla a los “moros”.

Joseíto, digamos que tiene una pensión más que digna, está  acogido a una estructura jurídica  legal, según la cual, hace sus tres comidas, y lo visten, aunque  lo que se dice dormir, lo hacía en una casita de una  habitación. No  tiene   ni radio, ni televisión, ni sabía leer el periódico, por lo que cuando el tiempo está bueno, se lleva  todo el día dando vueltas alrededor de la Plaza; pero peor nosotros, que nos dedicábamos a contar las vueltas. El nosotros  incluye a Manuel “Afilador, Quinquillero  ÉL, a Roque, y algún que otro gitanillo rumano que a las 4 o 5 de la tarde se entretenían  jugando en la fuente del pueblo. Y así…así…..rula la vida. 

Diego de la Algaba.

9 comentarios:

Alberto Codes dijo...

Es una preciosidad de historia, eso si, un poco triste.
Mi enhorabuena a su autor y besos a Joseito, que no se si es ficción o real. Sea como sea, entrañable.

Anónimo dijo...


Me parece una historia muy pintoresca . De un personaje con mucha astucia y muy picaresco. Me recuerda en ramarazos a el libro de El Lazarillo De Tormes.


YFC

Anónimo dijo...


Me parece una historia muy pintoresca . De un personaje con mucha astucia y muy picaresco. Me recuerda en ramarazos a el libro de El Lazarillo De Tormes.


YFC

Anónimo dijo...


Me parece una historia muy pintoresca . De un personaje con mucha astucia y muy picaresco. Me recuerda en ramarazos a el libro de El Lazarillo De Tormes.


YFC

Anónimo dijo...


Me parece una historia muy pintoresca . De un personaje con mucha astucia y muy picaresco. Me recuerda en ramarazos a el libro de El Lazarillo De Tormes.


YFC

Anónimo dijo...


A todas las las personas que han
leído o comentado el artículo sobre Joseíto se lo agradezco amablemente, porque me da moral para seguir escribiendo sobre lo que se tercie en este BLOG.
Diego , de La Algaba.

Anónimo dijo...


A todas las las personas que han
leído o comentado el artículo sobre Joseíto se lo agradezco amablemente, porque me da moral para seguir escribiendo sobre lo que se tercie en este BLOG.
Diego , de La Algaba.

Anónimo dijo...


A todas las las personas que han
leído o comentado el artículo sobre Joseíto se lo agradezco amablemente, porque me da moral para seguir escribiendo sobre lo que se tercie en este BLOG.
Diego , de La Algaba.

Anónimo dijo...


A todas las las personas que han
leído o comentado el artículo sobre Joseíto se lo agradezco amablemente, porque me da moral para seguir escribiendo sobre lo que se tercie en este BLOG.
Diego , de La Algaba.