viernes, 7 de octubre de 2016

CRÍTICA DE CINE: TARDE PARA LA IRA.

Se trata de una producción española del año 2016 dirigida por Raúl Arévalo, quien es también actor. Fue el compañero de Javier Gutiérrez en la aclamada película La isla mínima de Alberto Rodríguez, quien acaba de estrenar también El hombre de las mil caras. Se nota que Raúl Arévalo es actor porque realiza una estupenda dirección de actores, especialmente de los dos actores protagonistas.
Es su primera película, aunque no lo parece por la madurez que demuestra. Puede ser candidato perfectamente al Goya a la mejor dirección novel. La película está cosechando muy buenas críticas allí donde se exhibe.
Además Raúl Arévalo es también coautor del guión, así que se ha implicado completamente en la realización de su primera película.
Entre los actores destacan Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz (el trío protagonista), Alicia Rubio y Manolo Solo.
Estamos ante un vibrante thriller que recuerda, por ejemplo, a la excelente A sangre fría, basada en la novela del mismo nombre de Truman Capote, quien se basaba a su vez en un caso real.
Tiene también una virtud que siempre alabo, la de la brevedad, porque la cinta dura sólo 88 minutos y no le falta nada. No está recomendada para menores de 16 años.
El argumento lo resumimos de la siguiente manera. Estamos en Madrid, en 2007. Curro (Luis Callejo) entra en prisión tras participar en el atraco a una joyería. 8 años después sale de la cárcel con ganas de emprender una nueva vida junto a su familia (mujer e hijo), pero se encontrará con una situación inesperada y un desconocido, José (Antonio de la Torre), que le llevará a iniciar un extraño viaje donde juntos se enfrentarán a fantasmas del pasado y se hundirán en el abismo de la venganza.

La situación inesperada es la presencia de José y su deseo de venganza: en la joyería que atracaron estaban su novia y su padre. Murió la novia y su padre está en coma desde entonces. Quiere vengarse matando a todos los miembros de la banda, excepto a Curro porque éste sólo participó como conductor del vehículo y no tuvo nada que ver con la masacre del interior de la joyería.
José ha seducido a Ana(Ruth Díaz), la mujer de Curro, para presionar a Curro para que le diga los nombres de los ladrones y vayan a por ellos para matarlos a sangre fría, sin ningún tipo de piedad.
Los atracadores son Robert, quien murió hace un año en un accidente de coche. Uno menos a liquidar.
Después está Santi, al que apodan El Triana por su origen sevillano. Regenta un gimnasio de preparación de boxeadores. José cometerá el primer asesinato con un destornillador. Lo hará de una manera cruel, ensañándose, como se ensañaron con su novia y su padre sin compasión los ladrones. Aplica a rajatabla la Ley del Talión, ojo por ojo y diente por diente.

El siguiente en caer será Julio. A éste lo matará con una escopeta apuntándole directamente a la cara para desfigurarlo por completo como ellos desfiguraron a su novia que la dejaron irreconocible. Lo matará después de un almuerzo que mantienen en compañía de la mujer de Julio. Todo tremendamente frío, como frío es el pulso de la película. Fría como el hielo. Julio le confesará a José que Juanjo, colega de José todos estos años de espera de salida de la cárcel de Curro, también participó en el atraco. Será el siguiente en caer.
Como ya he dicho José no sabía de la participación de Juanjo en el atraco y que éste se había cebado específicamente con su novia desfigurándola a base de golpes de escopeta como se ve en la película. Lo mata también de un disparo de escopeta delante de su propio hijo en el bar Carrasco donde tantas copas se han tomado juntos compartiendo la desgracia de José.
Se ha cumplido la venganza. Nada se sabe del futuro de José. Queda abierta la cinta en ese aspecto.
Curro queda “libre”. Era sólo el conductor del vehículo. Para que le ayude, José seduce a Ana hasta el punto de llevársela a vivir con su hijo. Están ilocalizables para que Curro se sienta presionado a ayudar en la venganza de José.

La película bien podría titularse Dos tardes para la ira porque son dos tardes las que emplea José en la venganza. Hacen noche Curro y José en un hotel de carretera en una única habitación con dos camas de matrimonio. En el hotel Curro aprovecha para coger un cuchillo del bar para liquidar a José, pero después no se siente capaz.
Al final José cumple su palabra y llevará a Curro a donde están Ana y su hijo. Ana ya ha conocido toda la verdad porque ha visto una cinta del atraco donde se ve el ensañamiento con la novia de José y su padre. Lo entiende todo ahora. El interés de José por ella, el que Curro se vaya con José sin decir nada, etc…
Ana es Ruth Díaz, que hace un buen papel el poco tiempo que aparece en pantalla. Está consiguiendo numerosos premios. Puede que estemos ante la mejor actriz revelación en la próxima ceremonia de los Goya.
Tarde para la ira es una película de miradas y gestos. Apenas hay palabras. Ese silencio es sobre todo el de Antonio de la Torre, José, quien tiene muy fija la obsesión de la venganza. Hace un papel extraordinario con muy pocas palabras. Lo dice todo con la cara.
Estamos ante una peculiar road movie o película de carretera. Curro y José van en coche buscando a los atracadores.

Estupendos los paisajes y muy buena fotografía.
Buena música, sobre todo de flamenco. Hay también alguna balada.
Hay diversos productores de la película: Movistar +, Ministerio de Cultura, Radio Televisión Española (que ha hecho una estupenda publicidad, aunque nada comparable al tostón permanente que nos están dando con la cinta de Bayona Un monstruo viene a verme), etc…
Decía el estupendo actor Dick Bogarde que el 80% de un actor es su voz. En esta película no se cumple esto porque los actores apenas hablan, especialmente como ya he dicho Antonio de la Torre. Lo dice todo con gestos y miradas. Esa tensión en el rostro ahíto de venganza.
Por todo lo dicho es de deducir que estamos ante una muy buena película que merece cuatro estrellas. Hemos empezado las críticas de cine después de las vacaciones con una cinta española como muestra de nuestro apoyo al cine español, pero con una película que merece la pena verse. Esperemos seguir en la buena senda. Salud y suerte.

Calificación:  



José Cuadrado Morales

No hay comentarios: