miércoles, 9 de diciembre de 2015

MUCHO MÁS QUE UNAS PRÁCTICAS DE EMPRESA.

Hace unos meses una compañera escribió un artículo mostrando su contento porque le había salido trabajo como barrendera durante el verano . Después de leerlo me pregunté cuándo tendría yo una oportunidad parecida.
Llevo un año entregando curriculums en empresas que toman personal discapacitado y aunque tuve 3 entrevistas, finalmente no salí seleccionada, sea porque resido lejos de Sevilla o porque poseo poca experiencia. 
El mes pasado cuál sería mi  sorpresa cuando me avisaron que fui elegida para realizar unas prácticas laborales durante octubre-noviembre. ¡Por fin ¡  Aunque solo paguen el transporte lo cierto es que es una oportunidad única : sirve para actualizar el currículo, para aprender a limpiar grandes superficies y sobre todo para hacerme sentir útil.
Según sea mi desempeño el tiempo dirá si es la puerta para un trabajo regular. Las ganas están. Los nervios también. Hay un refrán que dice que quien espera desespera. Lo cierto es que cuando algo que queremos demora en llegar, nos agarra algún bajón de ánimo, pero luego se aprecia más lo conseguido.

La casualidad hizo que el primer día de la práctica fuese un martes 13, día famoso por la supuesta mala suerte. …pues bueno, tras un día trabajado en el Palacio San Telmo  llega la encargada de la empresa y dice que sin uniforme no podemos trabajar así que nos manda a casa hasta nuevo aviso. Fue un debut  digno de un ¡martes 13!
La semana siguiente nos avisaron que realizaríamos las prácticas en la Consejería de Salud , en Sevilla Este, de 3 de la tarde a 8 de la noche. El ambiente tanto material como humano, resultó de lo más agradable. Las tareas consistían en limpiar escritorios, despachos, pasillos y servicios.
La mire por donde la mire fue una experiencia enriquecedora. Surgieron unos lazos de compañerismo increíbles y de forma espontánea. Entre las personas que merecen ser destacadas están: Isa, dueña de un humor chispeante capaz de arrancar una sonrisa a una piedra, tenía gracia hasta cuando discutía con el encargado, se le caía la baba cuando hablaba de su nietita y a su marido se le caía por ella, porque le mandaba mensajes diciendo que cada día la quería más, algo más que comprensible considerando el temperamento tan agradable que tenía. Merche fue mi jefa, la compañera con quien compartía las tareas cotidianas y que me enseñó los pequeños trucos del oficio. Guapa y joven, pero con más de 10 años de experiencia, conocía al dedillo tanto los vericuetos laborales como los chismes de pasillo. Por último Juana, lectora empedernida, congenié con ella apenas intercambiamos unos comentarios sobre libros leídos; reservada pero dueña de un mundo interior muy rico, me obsequió 3 libros: de una exiliada cubana, de las jabonerías sevillanas y una biografía de Marie Curie.

Hace unos días se terminaron las prácticas y a modo de anticipo navideño nos prepararon una merienda por todo lo alto (gambas, embutidos, dulces y un brazo gitano), tomaron montón de fotos con  sus móviles  y a mí, me regalaron una pañoleta y un bolsito marrón. Me sorprendieron tanto que no sabía como reaccionar. Ni que decir que lo más hermoso fue su gesto de amistad y el posterior intercambio de teléfonos para seguir en contacto en el futuro.
Como dije antes fue una hermosa experiencia, que me abrió las puertas no sólo en el ámbito de limpieza de grandes superficies sino a nivel humano amplió el círculo de personas entre las que puedo moverme. Ahora resta esperar otra oportunidad, así sea para cubrir algún puesto temporal. Ojalá  pronto vuelva a tener mis tardes tan bien ocupadas.


Rosa

3 comentarios:

CRAP Calatayud dijo...

Qué bien, Rosa. Ojala se repita esa experiencia que tan bien te ha hecho sentir. Un fuerte abrazo

UnidadDia Renteria dijo...

Nos alegramos mucho de que haya sido una experiencia tan positiva. muchos de nosotros también estamos esperando una oportunidad parecida. ¡¡es tan importante sentirse útil y responsable!! Seguro que pronto tienes una nueva oportunidad, un saludo

Anónimo dijo...

Estimada Rosa: me alegro que compartas con todos nosotros tu experiencia profesional y espero y deseo que se repita pronto para que te sientas capaz y feliz. Tu trabajo ha sido verdaderamente enriquecedor en todos los sentidos, incluido el de la amistad. Espero que pronto vuelvas a vivir tan sana y hermosa experiencia. José Cuadrado.