viernes, 17 de octubre de 2014

CONVIVIR CON UN ENFERMO

Si el arte de la convivencia es difícil entre personas sanas, cuando hay un enfermo en la familia eso se hace cuesta arriba. Los malos entendidos pueden surgir en cualquier momento, tal vez porque esperan que actuemos con el mismo ritmo de ellos o que dialoguemos de temas que les interesan. Lo cierto es que nuestras neuronas  funcionan de manera diferente y nuestros pensamientos suelen estar a kilómetros de nuestro entorno.
En lo personal  soy de hablar poco o si se quiere introvertida, el caso es que suelo cambiar de tema rápido y las conversaciones sobre problemas cotidianos me resultan difíciles de sobrellevar, porque suman tensión a mi ansiedad. El prestar atención durante cierto tiempo resulta dificultoso, la mente parece divagar sin pedirnos permiso y la única brújula que hay para corregir esto parece ser la repetición de consignas y mucha paciencia para intentar sostener el interés. Cuando vienen visitas yo los saludo y participo de las conversaciones durante un lapso breve pero invariablemente después busco la soledad y me siento con mis pensamientos en un lugar cercano, como tomando energías para volver a unirme al grupo. Esta actitud no es descortesía sino un simple respiro anímico, que afortunadamente entienden porque saben de mi enfermedad. Puede que a veces me saturen las conversaciones porque sienta que no tengo nada que aportar y de ahí  los silencios o parquedad de palabras. El simple hecho de prestar atención durante cierto tiempo resulta dificultoso, sea para hacer una tarea o seguir unas instrucciones. 

En cuanto a la rutina de la casa trato de ayudar en lo que puedo pero a un ritmo más despacio, a menos que tenga un ataque de hiperactividad  motivado por una alegría inesperada o  sea una cuestión de necesidad. A veces siento que los demás andan super rápido y yo reacciono en cámara lenta, pero hacer, hago todo lo que está a mí alcance.
Se hace problemático convivir con nosotros también por los frecuentes cambios de ánimo que sufrimos . Pasamos de la tristeza a la alegría casi con un chasquido de dedos o lo que es igual, porque recibimos una palabra de aliento o un reproche.
También juega en contra el miedo a quedar solos, a que quienes nos rodean no nos comprendan o se cansen de tener un esquizofrénico a su cargo: somos como niños grandes que no saben defenderse por sus propios medios en muchos terrenos. Esta dependencia afectiva como la económica  nos pone en evidente desventaja frente a nuestros semejantes .
 De todos modos el sentido de inutilidad se agudiza al no poder contribuir económicamente con los gastos y se hace difícil sentirse bien en estas circunstancias. Lo cierto es que nadie elige enfermar y tanto nosotros como nuestra familia tenemos que conocer los síntomas para sobrellevar de la mejor manera posible la convivencia.

Rosa

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Rosa que razón llevas al decir lo que dices,yo pienso lo mismo es difícil convivir con un enfermo pero hay que valorar lo que el enfermo hace por estar a la altura del que no esta enfermo. Bstos Silvia

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

pues a veces pienso que esas cosa me pasan a mi tambien que buscamos la soledad y las personas nos da a un lado por nuestra enfermedad y que todo el mundo se pone en contra pero a veces creemos que estamos bien

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

pues a veces pienso que esas cosa me pasan a mi tambien que buscamos la soledad y las personas nos da a un lado por nuestra enfermedad y que todo el mundo se pone en contra pero a veces creemos que estamos bien

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

pues a veces pienso que esas cosa me pasan a mi tambien que buscamos la soledad y las personas nos da a un lado por nuestra enfermedad y que todo el mundo se pone en contra pero a veces creemos que estamos bien

Anónimo dijo...

Rosa, yo también he pasado por todo eso de lo que hablas, pero con el tiempo, el tratamiento y las terapias, logra corregirse mucho y al cabo de los años acabas por encontrar una rutina de vida que la hace mas llevadera y tranquila en muchísimos aspectos. La soledad también se logra corregir, sobre todo en mi caso se hizo con ayuda de los compañeros que venimos a la unidad. Apoyándonos unos en otros, con ayuda de la familia, que es muy importante y de los especialistas, logramos con el tiempo que la vida vuelva a ser lo que era cuando no teníamos la enfermedad en gran medida. Mi recomendación es que tengas paciencia.

Jesús

Anónimo dijo...

Rosa, yo también he pasado por todo eso de lo que hablas, pero con el tiempo, el tratamiento y las terapias, logra corregirse mucho y al cabo de los años acabas por encontrar una rutina de vida que la hace mas llevadera y tranquila en muchísimos aspectos. La soledad también se logra corregir, sobre todo en mi caso se hizo con ayuda de los compañeros que venimos a la unidad. Apoyándonos unos en otros, con ayuda de la familia, que es muy importante y de los especialistas, logramos con el tiempo que la vida vuelva a ser lo que era cuando no teníamos la enfermedad en gran medida. Mi recomendación es que tengas paciencia.

Jesús

CRAP Calatayud dijo...

Aprendemos a salvar las dificultades juntos, apoyándonos unos en otros y siempre con ganas de mejorar. Ánimo Rosa, y un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo con todo lo que has escrito. Pero hay una en la que estoy en contra , y es la que dice que somos como niños pequeños . Porque nosotros somos dueños de nuestros actos. Y con referente al dinero podemos aportar con nuestra paga. De todos modoslas personas que te quieren te comprenden.No te preocupes.
YFC

Anónimo dijo...

Silvia y Jesús siempre con palabras de aliento, son grandes compañeros y espero que el afecto se afiance con el tiempo. Es cierto que somos adultos , pero para ciertos trámites o cosas cotidianas nos solemos apoyar en la familia y los conocidos, lo que no nos invalida como seres libres. Gracias a todos de nuevo
rosa

Hospital de Dia dijo...

Animo Rosa, a veces es normal sentirse así, con baja autoestima, pensar que nada va a cambiar... pero en tu mano está ir mejorando poco a poco y dentro de las posibilidades de cada uno aportar lo que pueda a la convivencia, a una conversación, en definitiva integrarse según tuas propias posibilidades. Un beso.