viernes, 19 de enero de 2018

ACEPTANDO MI SUFRIMIENTO AUTOCREADO

Hoy voy a empezar, hoy es el comienzo del final, el cocodrilo astronauta, soy en orbita lunar, y ahora todo es mejor la lluvia de asteroides ya pasó y no fue para tanto y desde aquí”, pues lo que sugiere esta estrofa, que pertenece a una canción del disco de Enrique Bunbury “flamingos “, es que inicie una vida nueva, que termine y extermine mi psicosis, que piense como destruirla para apartarme en cualquier lugar sin perjuicios ninguno y completa naturalidad. Mirando hacia arriba y vea todo lo que me estoy perdiendo.
Por eso poco a poco conseguiré a romper todos los obstáculos que me impiden disfrutar y perder las cosas buenas que me regala la vida gratis. Tengo o me voy a exigir dejar que me impresione todo pensamiento que se me pase por la mente que sea destructivo, negativo o inservible e innecesario.
Tengo que mirar al frente, pese al trabajo que me cueste y aunque las dificultades que me encuentre serán muchas, tengo que conseguir ser astronauta soy en órbita lunar, tener la enfermedad sin que me impresione o provoque sufrimientos.
“Todo es insignificante nada es tan preocupante y el espacio es un lugar tan vacío sin ti”, es eso del empujoncíto, de la palmadita en la espalda, de la palabra tu puedes. Pero sin la medicación y consejos de toda persona con la que me he cruzado, que le he pedido ánimos, no podría conseguirlo, hay que reconocer la ayuda que me han concedido.

Llega el momento en el que paras los pies, meditas y buscas alternativas para hecharle cara a la enfermedad.
Yo hablo con mi psicosis y le pido con todas mis fuerzas que me deje tranquila. Es como quien lleva un jersey de lana de las que pica y estás tan agobiada que deseas quitártelo pero no encuentras donde está el cuello e intentas por un lado y por otro, llegas a tu casa y te quitas el jersey en la intimidad de un tirón preguntando como no me lo he podido quitar antes en momentos de pura agonía.

Mi angustia consiste en ganarme a la gente desvalorándome, en fin, que suelo echarme encima todo el peso hasta hundirme en un pozo sin fondo. Costándome muchísimo salir de las tinieblas. Y cuando asomo, aparece de nuevo el miedo, que es un ladrón, al que no le guardo rencor, que está en mi lista de promesas a olvidar. Todo arderá se esfumará si le aplico la chispa adecuada.

María del Mar.

jueves, 18 de enero de 2018

ANDREA

Eras reina de los niños,
que a todos les sacabas,
sus forzadas sonrisas;
jugabas con el fuego,
y en un accidente,
el fuego te quemo.

Andrea, Andrea,
nadie como tu,
nadie como tu
supo dibujar el amor

No sé como agradecerte,
las noches locas que me diste,
sé que un día moriste,
y ahora vives dentro de mi,
para que alcance el éxito,
que un día viste en mi.

Andrea, Andrea,
nadie como tu,
nadie como tu,
supo dibujar el amor.

Vivías la vida como si tuviese final
mejor que la venus,
el fuego es tu verdad,
eras dragón de fuego,
y contigo aprendí,
que nada tiene final.

Andrea, Andrea,
nadie como tu,
nadie como tu,

supo dibujar el amor.

Francisco Manuel.


miércoles, 17 de enero de 2018

FELIZ POSTNAVIDAD

Ya es lunes. Mi cara tiene otro color más optimista. He superado la prueba de un nuevo fin de semana, amodorrado como casi todos, sobre todo ayer. Me acosté a las 7 de la tarde porque no podía más con mi cuerpo y esperando no quedarme dormido para a las 9 enviar los whatsapps de buenas noches a mis personas queridas.
Pero me quedé dormido y a las 11 empezaron las llamadas de preocupación. Soy muy formal y cumplo siempre con mis envíos así que estaba todo el mundo preocupado. Consecuencia: ya no pude dormir más y me he levantado a las 4 y me he puesto a escribir mi novela hasta las 8. Le he sacado partido al insomnio.
La Navidad ha sido como un largo fin de semana, un inmenso tedio. En general no me gustan las vacaciones. Me esclavizan a la casa. No sé divertirme. No entiendo la vida sin el trabajo. Tengo que desconectar más de él. Siempre estoy enchufado a mi novela. Todo el año. Esclavizado a ella. Pero la disfruto. No es ninguna tortura.
En Navidad la novela ha sido lo que me ha sacado sobre todo del sopor globalizado. Me ponía a corregirla con mucha ilusión. Al final apenas he visto iluminación, la de mi calle y poco más. He visto la del centro pero apagada. Pero la he visto. No he ido a ver la Cabalgata. No he ido al cine. Estoy un poco eremita de mi casa. Estoy hecho un ermitaño en mi propio hogar.
Me comunico con el mundo con los whatsapps, un gran invento, yo  no es que sea enemigo de las redes sociales, pero tampoco estoy muy puesto en ellas.
El caso es que ya pasó la Navidad y todo ha vuelto a la bendita normalidad. Las vacaciones lo ponen todo patas arriba. Así que yo prefiero decir Feliz Posnavidad a Feliz Navidad, pero no tengo nada contra la Navidad. Simplemente me alegro de que haya terminado porque he vuelto a la bendita monotonía, a mi querida rutina. Y no soy el único. El club de los normalizadores de la vida es más amplio de lo que se cree. Las vacaciones generan mucha confusión, mucha fobia. Y la Navidad no iba a ser una excepción.

He salido poco en Navidad. He estado la mayor parte del tiempo en casa. He dedicado mucho de ese tiempo a corregir mi novela, la que será segunda. Ya casi tengo el título, pero no quiero decirlo por si a última hora lo cambio. Voy por la página 144 de la corrección de un total de 240 páginas. Lo sé porque ya está terminada y estoy en plena fase de corrección. Me gusta corregir más que escribir. Me gusta ir limpiando las frases de todo lo que sobra o cambiar palabras o cualquier otra cosa que signifique mejoría. Y lo hago todo a mano.
Hasta que llegue el día en que pase mi novela a limpio en mi máquina olivetti línea 98. Sigo sin ordenador. Los Reyes me han traído un microondas, pero no un ordenador. Habrá que seguir esperando. Me he modernizado en un sentido, pero en el informático sigo en la Prehistoria.
Escribir a mano es un verdadero placer. Siempre me acuerdo de Camilo José Cela y lo mucho que elogiaba esta actividad. Y recuerdo siempre también a Francisco Umbral y a José Luis Garci que escriben en sus máquinas manuales. Garci concretamente tiene que ir a la única tienda prácticamente que queda en Madrid que vende aún cintas para las máquinas manuales y ti-ppex para las correcciones.

Yo me he estado informando estas vacaciones también de la tienda de olivetti en Sevilla y he dado con ella. En la calle Juan Ramón Jiménez 25. Llamé y me dijeron que tenían todavía cinta para mi anciana máquina y papelitos para borrar los errores. Me puse muy contento porque tengo la cinta muy gastada. Que conste que no soy contrario a la informática. La prueba es que estos artículos los escribo en ordenador y estoy muy a gusto con él y reconozco sus comodidades y ventajas.
Pero a mí me motiva el ruido de la máquina de escribir, como a Umbral. Y su máquina era mucho más pequeña que la mía, como la que yo tenía antes, que se me cayó y se hizo pedazos. Me tuve que comprar la que tengo ahora, que es mucho mayor y me gusta menos que la antigua, entre otras razones porque en ella practicaba cuando aprendía mecanografía en el colegio de curas donde me eduqué.
Pues Feliz Posnavidad a todos los que hayan hecho algo distinto estas vacaciones. Han sido larguitas: desde el día 20 de diciembre al 8 de enero. Los días de todas maneras siempre pasan rápidos. El tiempo tiene la virtud (o el defecto) de que pasa muy deprisa. Ya estamos a 15 de enero. Medio mes de año. ¿Qué he hecho desde que empezó el año? He disfrutado de la Navidad a mi manera. He estado en Pilas en Nochebuna y Nochevieja con mi hermana pequeña. Ya en 2018 estuve algunos días con ella en ese pueblo. Ya después regresé a mi casa y a mi novela. Seguí corrigiéndola.

Iba a quedar con un amigo para salir y ver la iluminación, pero al final entre una cosa y otra no quedamos y se pasó la oportunidad. Otro año será. Ya pronto estarán aquí la Semana Santa y la Feria. Y con la misma rapidez llegará otra Navidad. Así que los más aficionados a ella como mi amigo que estén tranquilos que el tiempo tiene esa cosa de su rapidez. Mañana ya será 16. Un día menos.
Me han tocado 120 euros en la lotería del Niño. Un buen recuerdo de la Navidad. Nunca me toca nada y juego todas las semanas así que me he puesto muy contento. Además: estoy teniendo muchos gastos últimamente porque se me han acumulado y cualquier ingreso me viene bien. Así que con esa sencilla cantidad estoy feliz. Es un buen recuerdo material de la Navidad. Y yo no soy de los que andan llorando por las esquinas quejándose de la falta de dinero. Yo me aguanto con lo que tengo y punto. Pero quería dejar constancia de ese pequeño acontecimiento significativo en mi vida de que me ha tocado un pellizquito en la lotería del Niño. En la de Navidad nada. Como es habitual.

En Navidad he jugado con las fechas de padre divorciado para ver a mi hijo y lo he visto bastante. Estoy contento. Él ha cambiado ahora las Oposiciones a Juez por Oposiciones a Gestor Procesal y Administrativo, que en principio son más asequibles. Son menos temas. Son tres exámenes. El problema es que se celebran muy pronto: en marzo. Tiene poco tiempo para preparárselas. Hay quienes llevan preparándoselas mucho tiempo, pero él recién acaba de terminar las de Juez. Espero que le sirvan los conocimientos adquiridos con éstas para las nuevas. Al fin y al cabo todo tiene que ver con la Administración de la Justicia.
En la Posnavidad estoy intentando perder peso. En la tertulia el viernes pasado me preguntaron qué le pedía al año nuevo. Yo dije perder peso y dormir mejor. Supongo que ambas cosas dependen de mí. Estoy en ello. No es que haya hecho excesos en Navidad, aunque en casa de mi hermana me han tratado muy bien. Mis horarios de sueño son un poco estrambóticos, nada normales, y eso puede que dificulte mi sueño. Todo es cuestión de tiempo y de paciencia.
La paciencia todo lo alcanza como diría Santa Teresa. Pues en eso estoy y en la corrección de la novela. Así que ése es el triple frente que tengo planteado: comida, sueño y novela. Aunando como puedo las tres cosas y buscando un equilibrio para sentirme lo mejor posible.
Y mi fuente principal de distracción es la tele: sobre todo los programas-concurso culturales, los documentales y las películas. Partidos de fútbol cada vez hay menos y yo no tengo para el fútbol de pago. Así que o me conformo con escuchar los partidos que me interesan por la radio o seguirlos por la aplicación del móvil de la Liga. En esto también me voy modernizando un poco con la ayuda de mi hijo.
En fin: Feliz Posnavidad a todos. Feliz vuelta a la normalidad. Feliz regreso al presente, a los hábitos cotidianos, a las actividades frecuentes. Yo estoy contento y me produce mucha satisfacción estos artículos semanales de la Ura, que me hacen sentir periodista, el periodista que un día fui. He sido muchas cosas. Periodista es una de las que recuerdo con más felicidad.
Aquí estamos pues dispuestos a dar guerra hasta Semana Santa. Por cierto: el miércoles de ceniza coincide con el Día de San Valentín, el 14 de febrero. Así que tendremos un día de los enamorados pasado por la ceniza de Dios.
Feliz Posnavidad amigos. Que disfrutéis como yo de la bendita vuelta a la normalidad, esa normalidad que se me hace añicos los fines de semana pero que recupero los lunes, como la recupero después de los períodos vacacionales más largos como la Navidad.
Afortunadamente todo termina. Salud y suerte.


José Cuadrado Morales

lunes, 15 de enero de 2018

VERDAD, LEY Y OTRAS CUESTIONES

De las cosas más importantes que tenemos por delante quizás la más es lo que significa y lo que supone el concepto de Verdad. Sobre todo porque Ella es la última arma que nos queda contra la arbitrariedad, precariedad, manipulación, e incluso sobreabundancia de información…. Si, por ejemplo en la fachada de la Universidad de Salamanca no nos dicen que hay una rana, ésta no la vemos por lo rellena que está la fachada. La verdad nos trae claridad, criterio, libertad, sencillez o contundencia.
Las leyes, y su influencia sobre las sociedades y personas ha sido siempre objeto de estudio por las mentes más brillantes: Carlos Marx, sobre el uso de la ley para el dominio de unos grupos sobre otros, dice. “La voluntad de vuestra clase hecha ley a través de vuestra fuerza”; Otras definiciones de la Ley : “La Ley es el poder del que no lo tiene (el poder )”. Otra…. “ El que hizo la ley hizo la trampa”. O “ la ley es el poder de los sin poder. “ En realidad, creo que la ley no es más que la consecuencia de un consenso necesario entre grupos con intereses distintos, cuya más importante cualidad es su condición de obligatoriedad de cumplimiento, llegando al caso de que incluso su desconocimiento te obliga a cumplirla, por lo que tiene que ser como mínimo coherente.

  • Dicen que dijo Churchill: “ El éxito consiste en pasar de fracaso en fracaso sin perder el ánimo”

  • El que regala bien vende, si el que recibe lo entiende”: ( refrán español).

  • Definición de la música que hace Pavi: “ La música es un silencio bien cortao”.

  • El nacionalismo es creer que los humanos descendemos de distintos “monos”.



Diego


MI ENTRADA DE AÑO

Compañeros quisiera contaros mi entrada de año, ya por fin terminaron las fiestas y volvemos a la normalidad. He estado sin venir a mis sesiones de terapia y lo he echado bastante de menos .Ya con la vuelta he iniciado mi vuelta a la URSM, también al gimnasio, que eso la verdad me ayuda mucho y motiva bastante a la hora de estar mas activa. Yo en particular recomendaría a todos tener actividad física ya que ayuda mucho a la mental. Yo llevo en el deporte dos años y desde que estoy en él me siento de ánimos bastante mejor.  Acudo cada mañana al gimnasio a las siete de la mañana para que después me de lugar a venir a mis actividades en la Unidad . Me encanta venir aquí pues es donde mas amigos tengo. En ellos me apoyo cuando tengo un problema y normalmente encuentro siempre alguien que ha pasado por algo similar y me puede ayudar. Yo valoro mucho la amistad y me encanta estar con personas que la valoren tanto como yo ,en esta vida hay que aprender a valorar todo lo que tenemos pues solos no debemos de estar ya que en algún momento de nuestra vida nos puede hacer falta la ayuda de alguien. Espero que la entrada de año de todos míos compañeros y amigos sea fabulosa y que este año podamos tener un buen año de salud y que lo podamos ver en todos los días que venimos aquí.


Silvia


viernes, 12 de enero de 2018

CONTRADICCIONES

Pues hemos sobrevivido a otro fin de semana. Un nuevo lunes ha venido a rescatarme de la modorra que me entró ayer domingo. Estuve casi todo el día sentado en mi sillón azul durmiendo o en un duermevela poco poético y un poco tontorrón.
El sábado fue distinto porque tuve que hacer las faenas de la casa y no tenía más remedio que estar activo y bien despierto para realizar todas las cosas. Por la tarde escuché por la radio el partido del Sevilla y el Deportivo de La Coruña. Ganó el Sevilla por dos goles a cero. Me quedé muy contento. Más tarde quise ver una película, pero de la tensión vivida durante el partido me dormí en el sillón y no vi nada.
Pero ayer domingo todo el día estuve con modorra. Me levanté demasiado temprano, a las 5 de la madrugada. Quería yo apagar las luces de la ciudad porque salí muy pronto a la calle. Sólo durante el desayuno estuve despierto. Después me asaltó el sueño que no me dejó en todo el día. Ahora, lunes, vuelvo a estar listo para afrontar otra semana que se inicia con mi artículo semanal. Ayer, entre sueño y sueño, estuve pensando en él, en las ideas que quería desarrollar hoy con el título global de Contradicciones.

Y es que me dio por pensar en las contradicciones en las que incurro por culpa de mi enfermedad o he incurrido en tiempos anteriores pero ahora no. No hay dos días iguales para un enfermo mental (expresión que ya sabéis que me gusta muy poco pero que se usa para poder entendernos). Yo muchas veces me siento bien y quiero comerme el mundo y en otras cosas ocasiones me siento tan débil y apagado que el mundo me come a mí. Con facilidad. Y me duelen esos cambios tan radicales porque yo quisiera tener un equilibrio, no ser un espíritu tan contradictorio y complejo. Quiero la simplificación de mi vida, quiero la sencillez. Pero esa sencillez cuesta mucho trabajo conseguirla.
Hay días en los que la ansiedad y la angustia me atrapan por la noche y no me dejan en paz y  me meto en la cama para olvidarme de ellas durmiendo. Y al mismo tiempo que me estoy metiendo en la cama estoy deseando que llegue el principio del día para, ya mejor, empezar a vivir de nuevo, reanudar la vida. Es una contradicción: meterme en la cama y querer estar fuera de ella al mismo tiempo. Pero es así como lo siento. Yo no estoy deprimido. Si lo estuviera no desearía que llegase la mañana porque tendría que enfrentarme a la vida que con tantos obstáculos me la encuentro siempre. Cuando padecía depresión me metía en la cama varios días y no salía nada más que para ir al cuarto de baño y al frigorífico. No echaba cuenta de nada más. Era una especie de vegetal que sobrevivía con la ayuda de una extraña fuerza exterior que me impelía a levantarme y escapar de la cama.

Otras veces las contradicciones surgen con mi hijo. Nunca he querido dejarle traslucir mis problemas de nervios y he tratado por todos los medios de disimular para que no se dé cuenta de nada. Tenía sólo dos años cuanto su madre y yo nos divorciamos y he querido dedicarme a él en cuerpo y alma durante todos estos años. Ya es mayor. Tiene 27 años. Pero aún así no quiero que me vea como a un enfermo mental, sino como a un padre “normal”.
Vivimos en la misma calle y en la misma acera. Muchas veces pienso que por qué no viene a verme nunca. Y otras veces pienso que mejor que no venga porque puedo estar mal y a lo mejor no tengo fuerzas para fingir. Otra contradicción. Por eso no sufro por que no venga a verme porque podría estar mal y no quiero que mi hijo me vea mal. A veces lo más que hago es llegar a decirle que estoy pachucho y él ya sabe que eso significa que estoy mal por problemas de nervios. Pero sin más explicaciones porque él no ha sacado los problemas de nervios que yo tengo y que sí tenía también mi padre. Siempre me han dicho los médicos que yo heredé de mi padre esos problemas, que los llevaba en la sangre. Afortunadamente mi hijo ha sacado el equilibrio mental de la madre y de momento no ha dado en ningún momento muestra de enfermedad mental ninguna.

Lo que me pasa con mi hijo me pasa en general con el resto del mundo. A veces hecho de menos la visita de los amigos, de mis hermanas, de otros familiares. Y otras veces pienso que mejor estar solo, no ofrecer a los demás mi cara más débil, mis problemas nerviosos porque es mostrar mi debilidad, la cara del sufrimiento, el hundimiento físico y mental en que caigo con demasiada frecuencia. Así que me debato en esa contradicción de añorar a la gente y evitarla casi al mismo tiempo. He de echarle  valor a la vida para no acobardarme y no caer en depresión que para mí es lo peor de todo, aunque las crisis de ansiedad no se quedan atrás.
Hay días que tengo muchas ganas de escribir y días en los que me cuesta escribir lo más elemental. Me muevo en esa otra contradicción creativa: el escribir mucho y el no escribir casi nada. Me duele porque para escribir hace falta cierto equilibrio, aunque a veces los mejores libros surgen del desequilibrio, de los altibajos continuos en los que nos movemos los enfermos nerviosos. El desequilibrio, sí, puede ser una fuente de creación. Es contradictorio pero es así. A veces necesito de la angustia para crear, de la ansiedad para estar activo y no quedarme ante el papel en blanco decaído y vencido.
Vivo pendularmente, yendo de un extremo a otro, sin pautas de conductas fijas porque no sé cómo voy a estar cada día. A veces, por ejemplo, tengo ganas de prepararme algo de comer. Otras veces echo mano de lo primero que pillo y con eso me alimento o hago como que me alimento. Este trastorno con la comida es otra contradicción que hace que esté sobrado de peso y necesite perder bastantes kilos porque no como de una forma positiva, saludable.
Hay días que salgo a la calle con alegría y otros días me encuentro tan mal que no puedo ni salir a la calle. Me encierro en casa y no salgo ni para desayunar en mi bar de siempre y comprar el periódico. Fluctúo entre una persona con relaciones normales y una persona ermitaña, metida en su mundo del que no puede y no sé hasta qué punto no quiere salir. Paso muchos días encerrado en casa, alimentándome de lo que he ido almacenando en compras sucesivas y no me relaciono con nadie. Y por otro lado cuando vengo a la Ura me relaciono con mucha gente y tengo que realizar actividades que implican la relación con muchas personas. Fluctúo pues entre la soledad de mi casa y mi sillón azul y las relaciones que he de tener por fuerza con los compañeros de la Ura, los monitores, las personas de la vecindad, etc…
A veces tengo ganas de comunicarme por whatsApp con mis amigos y familiares y en otras ocasiones no tengo ganas de escribir ni una letra. Contradicción que intento vencer para estar por lo menos en comunicación por esta red social con las personas a las que sé importo. No es bueno aislarse del todo. Hay que relacionarse aunque sea a la fuerza para no caer en un aislamiento negativo y destructivo que significa lo peor de todo.

Y así podría seguir diciendo cosas que implican contradicción, pero creo que con lo que he dicho queda ilustrada esa contradicción dolorosa en la que vivo y que es hija de mi desequilibrio emocional. Y éste es hijo de la contradicción. Otra contradicción más.
Pero con contradicción o sin ella sigo viviendo y tirando hacia delante porque eso si lo tengo claro: tengo que seguir vivo, tengo que luchar, tengo que vivir. No quiero darle a la muerte más margen para su victoria. No quiero anticiparla porque llegará cuando tenga que venir y ya está. Aquí no hay contradicción posible porque no estoy pensando entre vivir y morir. QUIERO ESTAR VIVO SIEMPRE. Y lo pongo con mayúsculas para que quede absolutamente claro.
Vivir es la victoria contra todas las contradicciones. Vivir es un éxito que da ánimos para luchar contra todo lo que no signifique vida.
Vivir es el triunfo de lo cotidiano, del día a día que puede resultar lo más duro muchas veces para vencer a la enfermedad. HAY QUE VIVIR. No queda otra. Afortunadamente. Salud y suerte.


José Cuadrado Morales

jueves, 11 de enero de 2018

CISNE BLANCO / CISNE NEGRO

En una charca, cerca de las marismas, vivía  sólo, un patito, despreciado por su fealdad. Este patito, no sabía su destino, estaba perdido, desesperado buscando un poquito de ternura, amistad, cariño… pero nadie le quería.
Con el tiempo, este patito feo, fue creciendo, y madurando muy a su pesar. Hasta que de pronto, una hembra, orgullosa ella, de cisne blanca, reparó en lontananza en un animalito que deambulaba por la orilla del río. La cisne, al acercarse, no, para su placer, que ese patito feo, era ahora un mocito de cisne negro, anomalía, dijo ella: “nunca he visto tal belleza”, y se fue a insinuar y decirle a su manera al patito feo, que nadara junto a ella.
Al tiempo… Un pescador observó una ristra divina de: cisne negro, junto a cisne blanco, y detrás un cisnecito negro, detrás, una cisnecita blanca, después, otro igual que el primero, y así… hasta completar 7 animalitos, orgullosos, descubriendo el mundo, sin mas molestia, que las ondas de la charca, que los vio nacer.
Aquí termina la historia de un patito feo…, más que la forma , la belleza sale de la bondad, y ésta es fruto de la verdad.


Diego


miércoles, 10 de enero de 2018

nº 44 de nuestra revista "LO+"

Aquí tenéis el nuevo número de nuestra revista bimensual LO+. Esperamos que os guste.

BUSCAMOS COLABORADORES/AS QUE PARTICIPEN EN NUESTRO BLOG ENVIÁNDONOS ARTÍCULOS, POESÍAS, RELATOS, RECETAS DE COCINA, CHISTES O LO QUE QUERÁIS. 
           
NO TE CORTES, ¡PARTICIPA!

P.D. Nuestro correo electrónico es unidadrehabilitacionsm@gmail.com

jueves, 21 de diciembre de 2017

TEATRO Y FIESTA

Ayer, dentro de la fiesta de Navidad, el grupo de teatro de la URSM, representó la obra “El nacimiento del niño Jesús”. Ante un numeroso público, entregado desde el principio, fuimos testigos de una representación con cinco actos amenizados por villancicos que todos pudimos cantar. A pesar de los escasos recursos de vestuario, escenografía y sonido, disfrutamos de un espectáculo brillante en el que se notaba el trabajo de varios meses. Enhorabuena a todos y todas las personas que lo habéis hecho posible.  Esperamos con ilusión la próxima obra.


Importante: como siempre recordaros que las personas que aparecen en la fotografías han dado su consentimiento expreso para poderlas publicar en nuestro Blog.










martes, 19 de diciembre de 2017

¡ FELICES FIESTAS !

Desde nuestro Blog os deseamos una feliz Navidad y un prospero año 2018.