viernes, 15 de diciembre de 2017

EL PASO Y EL PESO DE LA EXISTENCIA

Por fin es San Lunes. La mayoría le pone velas a San Viernes, pero yo soy más devoto de San Lunes. Queda atrás otro fin de semana, aunque éste no ha sido tan malo como otros anteriores. Al contrario: me he levantado peor hoy. Con esto de la enfermedad de nervios no hay dos malditos días iguales y vive uno en una continua montaña rusa con subidas y bajadas terribles, peores que las que se dan en esa atracción.
Pero he salido indemne del sábado y el domingo a base de lectura, televisión y tareas domésticas. Estoy fuerte para empezar la semana, aunque algo debilitado por el tute que me ha dado la ansiedad desde las 3.30 de la madrugada aproximadamente. Pero no ha podido conmigo. Una vez más yo la he derrotado a ella.
Esto forma parte del peso de mi existencia. Tengo que cargar con él probablemente toda la vida, ayudado por medicinas y apoyos psicológicos para que el trastorno no vaya a más. Supongo que por alguna ley no escrita esto tiene que ser así. Quizás sea simplemente fatalismo. No estoy seguro.

Al escribir sobre el peso de la existencia lo primero que  me viene a la cabeza son unas sevillanas muy conocidas. Una de las líneas dice: “Pasa la vida,/pasa la vida./Pasa la vida/y no has notado que has vivido/cuando pasa la vida/y no has notado que has vivido /cuando pasa la vida”. A veces yo también tengo esa sensación de no pasar, o lo que es lo mismo: de pasar tan deprisa que no me entero de nada, que no sé exactamente si estoy viviendo algo o es todo un espejismo, una burla de Dios o un vacío disfrazado de existencialismo.
El estribillo de la sevillana dice: “Pasa la vida,/ igual que pasa la corriente/del río cuando busca el mar, / y yo camino indiferente allí donde me quieran llevar”. Yo a veces también me siento un ser mecido por la existencia, que va de un lado a otro como las aguas de un río que al final terminará de seguro en la muerte, en el mar de la muerte.
Ya decía el clásico Jorge Manrique” que nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir. Allí van los señoríos derechos a se acabar y consumir”. La muerte igualadora no tiene compasión con nadie.
Afortunadamente. La muerte no entiende de dineros, estratos sociales o cosas similares. Sencillamente estamos todos señalados y tenemos un día para morir. Hay una película de la saga de James Bond que dice que “ Sólo se vive dos veces”. Me temo que no es muy cierto esto. Sólo se vive una vez. Concluido el tiempo todo acaba. Cae sobre nosotros definitivamente el telón del paso del tiempo y hacemos mutis por el foro hacia la eternidad.
Quizás sea mejor así. Debe de ser muy duro vivir eternamente en la Tierra, arrastrar siempre el peso de la existencia como el preso sus cadenas. Es mejor considerarlo todo como dice un amigo mío: la vida es la constante antesala de la muerte. El final está ya marcado y tenemos que morir en una fecha concreta, que afortunadamente desconocemos. Sería terrible saber en qué fecha exacta vamos a morir. Es mucho mejor desconocerlo, pero como seres racionales sabemos que esto del vivir tiene un final. Por eso también es un peso la existencia: porque sabemos que tiene un punto y final. Que todo en un punto se es ido y acabado como dice el clásico. 

Así es la vida. Y afortunadamente esto no lo rebato. La vida pasa, continuamente, como el río cuando busca el mar. Siempre el agua en movimiento, siempre pasando continuamente. La vida es un continuo trasiego, un continuo paso, un permanente transcurrir desde el punto de partida hasta el momento del fallecimiento. Sin pausa posible. Incluso en estado de coma estamos viviendo. Mientras no sobrevenga la muerte física no podemos decir que el peso de la existencia ha dejado de cargar nuestros hombros. Que el paso de la existencia ha concluido definitivamente.
Decía Schopenhauer, el gran filósofo, que el hombre es un ser para la muerte. Los existencialistas decían mejor que el hombre es un ser para la angustia. Bueno: digamos que la vida tiene un montón de angustia, entre ella la consciencia de la finalización de la existencia. El hombre es un ser para la muerte. Es puro y absoluto fatalismo. Es indiscutible. No se puede hacer nada y esto puede generar impotencia y puede justificar muchos suicidios. Paradójicamente saber que vamos a morir no nos motiva muchas veces para aprovechar el tiempo en entretenimientos felices sino que nos acercamos a la muerte antes de tiempo gracias al suicidio. El suicidio es un final anticipado, pero si nuestra vida está premeditada del todo el suicidio no es ninguna anticipación: es el final previsto en nuestra carta astral, por decirlo de una manera que se entienda bien.
La vida hay que llevarla con la mayor dignidad posible porque es muy difícil vivir sabiendo que el paso de la existencia concluye. Que todo cuanto hacemos concluye con la muerte. Soportamos el peso de la conciencia como una carga íntima e inseparable porque la mente va con nosotros a todas partes y en todas partes los pensamientos acuden a nosotros con rapidez vertiginosa. No sé cómo los pensadores, lo que hacen del pensamiento una profesión, no se vuelven locos por hacer del pensamiento su medio de vida. La reflexión excesiva puede provocar ansiedad, depresión y muchos problemas psiquiátricos. Ya escribía Manuel Machado esos versos tan bonitos: “Para no sufrir no pensar, /para descansar morir”. Manuel Machado equipara el pensamiento al sufrimiento y el descanso a la muerte. Yo defiendo en muchos momentos la muerte del pensamiento como método de supervivencia. Por eso ya escribí en otro artículo que he llegado la hartazgo del pensamiento, además del hartazgo de mi propia enfermedad.
Eso me pasa muchas veces los fines de semana: que pienso demasiado. Que estoy solo y le doy demasiado al tarro. El cerebro se convierte en un juego de pensamientos. Y estos pensamientos a veces nos manejan más de lo que nosotros los manejamos a ellos. Existe esa eterna dualidad entre la reflexión y el pasotismo. Sin términos medios. O se piensa o no se piensa. Porque en el pensar está muchas veces el peso excesivo de la existencia que hacen que el paso de la misma sea más un martirio que una experiencia placentera.
El paso de la existencia nos descubre día a día el peso de nuestra infinita ignorancia. Anoche estuve viendo un programa musical especializado y me di cuenta de que no sé nada en realidad de música. Simplemente escucho algo y me gusta o no me gusta y ya está. Pero a la hora de profundizar en los cantantes o en los grupos que ha habido en la Historia del pop, del rock o del britpop del que hablaba el programa realmente no sabemos nada. Yo me quedé asombrado del peso de mi ignorancia, de que el paso por la existencia sólo te garantiza la adquisición de un número muy limitado de conocimientos. Esa limitación puede llevarse con sufrimiento o con resignación. El caso es que el paso por la vida es fugaz. Es una estrella fugaz en la eternidad del Universo, que está por ver también que sea eterno o también está programado su final.
Internet, por ejemplo, ha convertido el mundo más que ningún otro medio en una aldea global. Todo se ha generalizado. La información es cada vez más inmediata y no podemos hacer nada para evitarla. Tendríamos que irnos a una cueva en las montañas para alejarnos de toda fuente de información para experimentar la verdadera soledad. Pero el peso de la información es tanto que carga nuestra existencia, la lastra hasta el  límite y acabamos hastiados, aburridos de tantas noticias, de tantos puntos de vista diferentes, de tanta variedad de todo. El paso de cada existencia es como una pequeña noticia en mitad de la nada o una parte minúscula de un todo global que tiende siempre al exterminio. Un trocito de la aldea global de Marshall McLuhan, el maestro de los mass media, de los medios de comunicación de masas. Ya él predijo la creación de una aldea global que se ha hecho realidad con internet. Cualquier noticia que se produzca en cualquier lugar del mundo es conocida de inmediato en todo el planeta. Nuestro paso por la existencia se ha convertido en un exceso de información que no podemos procesar por completo y con verdadera objetividad. Esa información es un peso sobre nuestros hombros de comunicadores muy grande. Pero yo considero que las consciencia de la muerte tiene más peso en la creación de la angustia que el exceso de comunicación.
Sea como sea vivir es una tarea dura, que podemos retocar con pinceladas de felicidad para aligerarlo todo un poquito. La felicidad podría ser una parada de la angustia, un stop en la disputada ruta de la ansiedad. Otros, más optimistas, piensan que es la angustia la parada de la felicidad. Que lo que predomina es ésta. Algo así como que el hombre es un ser para la felicidad. Podría haberlo dicho muy bien Rousseau.
A lo largo de la vida hay muchos pesos, entre ellos el peso de la enfermedad. Esto añade más dolor si cabe al paso de la existencia. Hay toda clase de enfermedades. Son como pruebas que nos pone la vida y que, desde el fatalismo, las consideramos absurdas porque si hay que morirse, ¿para qué enfermar? ¿Por qué no morir directamente sin más padecimientos? Imagino que ése es el fin de la medicina: curar todas las enfermedades para hacer más placentera la vida. El paso de la existencia se liberaría del peso de la enfermedad y todo sería más llevadero.
Como éste podríamos poner muchos ejemplos, pero creo que es el más ilustrativo. La enfermedad tiene un peso muy importante en nuestras vidas. Depende de la naturaleza de cada cual, como dependen otras muchas cosas.
Podría poner muchas más ilustraciones que demuestren lo que es el peso y el paso de la existencia, pero creo que por hoy está ya bien. Hay suficientes temas para reflexionar. Esto no es malo en sí mismo, pero la reflexión excesiva puede llevar a la locura. Podemos preguntar por ejemplo a Nietzche. Filosofó a martillazos y acabó perdiendo la razón.
Creo que es necesario poner punto y final al artículo con el mensaje optimista de que la muerte no tiene sentido ninguno sin la vida. Vivimos un tiempo y morimos en un solo instante aunque sea una enfermedad duradera. Observemos la vida propia desde una cierta objetividad para no ser demasiado duros con nosotros mismos y mimémonos más, querámonos más. Eso es lo que va a quedar de nosotros junto con nuestras obras, producidas por nuestro talento personal. Y no hay que desperdiciar el talento porque no hay nada peor que el talento malgastado. Yo intento aprovechar mis talentos (los que Dios me ha dado) para vivir la vida con la mayor dignidad posible. Quiero morir en la cama diciendo en voz alta: HE VIVIDO, he sido honesto conmigo mismo, he tenido amor propio y he puesto toda la voluntad posible a la existencia para extraer de ella el máximo posible.
Ése es el posible epitafio de una hipotética tumba (me van a incinerar): HE VIVIDO. Ya lo decía Neruda: Confieso que he vivido. Pues yo quiero terminar diciendo lo mismo. Que el paso por la existencia no ha sido estéril y que he podido con el peso de la misma. Salud y suerte.


José Cuadrado Morales

martes, 12 de diciembre de 2017

LA DIABETES UNA ENFERMEDAD QUE SE ESCONDE

Hola ¿qué tal todos? hoy os voy a hablar de una enfermedad que la sufren muchas personas en el mundo, la diabetes, por desgracia las personas que padecemos esta enfermedad necesitamos muchos cuidados  porque toda precaución es poca. Hay que llevar una vida saludable,  hacer ejercicio, pero a unas horas aconsejables y comer de todo, pero con moderación nada de excesos. La diabetes no se ve, pero se puede manifestar  con temblores, mareos, problemas de coordinación… Una bajada de azúcar, en términos médicos,  se conoce como hipoglucemia y en el otro lado de la moneda, el azúcar alta, se llama hiperglucemia.
Bueno, yo soy diabetico y se como se las gasta esta enfermedad, yo me pongo insulina varias veces al día, además de tener especial cuidado con nuestra dieta y practicar deporte,  si veis algún sintoma extraño no os lo penséis dos veces ir a vuestro medico de familia. y lo que recomiende  hacerle caso.
Si no te cuidas la enfermedad pasa factura a largo plaza y nos podemos encontrar con problemas circulatorios graves, problemas en la visión, etc...
Un consejo personal, esta enfermedad se puede llevar muy bien y hacer una vida totalmente normal, simplemente hay que cuidarse mucho porque sin salud no se puede disfrutar de cosas buenas de la vida.
Espero que este escrito os ayude, muchos gracias por vuestra atención y feliz navidad, feliz año nuevo y que en el año que viene 2018 os traiga todos los sueños que tengáis en la  mente, hasta otra.
P.D. Cuidado con los dulces navideños.

David.

lunes, 11 de diciembre de 2017

RUTINA DE DEBATE

Se puede llamar rutina de debate a un tipo de reflexión mental que nos puede ayudar a eliminar las creencias irracionales. Las creencias irracionales son ideas que surgen en nuestra mente y que se salen de lo racional, de lo lógico, de lo que tiene un sentido para nosotros comúnmente. Unas de las creencias irracionales que se padece con la enfermedad mental  son las fobias, los miedos ilógicos.

    La rutina de debate consiste en reflexionar sobre estas creencias siguiendo el procedimiento siguiente:

1)      Descubrir o encontrar las creencias irracionales.
2)      Combatir estas creencias irracionales.
3)      Sustituirlas por creencias racionales.

Es lo que me ocurrió a mi con la fobia a ir a mi pueblo. La creencia irracional consistía en pensar que cuando llegase a mi pueblo me iba a encontrar sólo, sin poder ver a mi madre y sin poder recurrir a nadie de ese entorno para poder volver a Sevilla. Encontrarse de repente con que no llega el autobús, que la gente se marcha de donde estás y que no puedes recurrir a nadie. Esta es la creencia irracional que encontré mientras padecía (y todavía padezco) este tipo de fobias. Lo importante de encontrar o descubrir una creencia irracional consiste en plantearse bien el problema que tienes. Yo  lo planteé todo lo mejor que pude en el sentido que digo. ¿Y cómo se combate?. Con ayuda de profesionales como los que he encontrado en la unidad de rehabilitación. Ellos me hicieron ver que lo que yo planteaba no tenía sentido, que me tenía que animar a ir a mi pueblo.
 Me armé de valor para poder ir a mi pueblo y decidí seguir cogiendo el autobús que me llevaba hasta él. Y fui repetidamente en estas condiciones aunque pensando que no tenía sentido lo que pensaba que todo iría con la normalidad que hasta entonces había tenido. Me apoyé en la experiencia previa. Esa fue la manera de combatir esa creencia irracional a nivel mental, esa fobia. 
Seguí llendo en autobús a mi pueblo aunque a veces los retrasos a la vuelta de mi pueblo del autobús me ponían nervioso si se pasaba de los diez o doce minutos. No llegó el autobús más tarde de un cuarto de hora. Eso me ayudó. También el que siempre hubiera alguien en la parada ayudó mucho ya fueran solo una o dos personas. Y lo conseguí dos o tres veces. Luego se acrecentó la fobia pero tuve suerte, ya tenía un amigo que me podía acompañar hasta allí y que conocí en la unidad de rehabilitación. 
Con el estuve llendo muchas veces a mi pueblo y seguí comprobando que las ideas que yo tenía eran  irracionales. Me lo pasaba maravillosamente en mi pueblo mientras visitaba a mi madre en compañía de mi amigo. Esa es otra forma de combatir las fobias que como en mi caso te acompañe alguien. Me pregunto: ¿Si va bien yendo con un amigo porque no va a ir bien yendo sólo?. Y es lo que me planteo actualmente, aunque ya no tiene mucho sentido pues mi madre murió hace año y medio y he perdido el contacto con los amigos de mi pueblo. En cualquier caso podría ir con mi hermana y mi sobrina, pero prefiero dejarlas tranquilas para que disfruten y se relajen los fines de semana que pasan allí, mientras yo aquí en Sevilla las espero siempre con los brazos abiertos.

Jesús


martes, 5 de diciembre de 2017

BERIZZO (segunda parte)

Me parece mentira, pero he sobrevivido a otro fin de semana. El lunes, el nuevo lunes, ha venido a rescatarme y a procurarme un poco de paz y tranquilidad, lejos de la ansiedad vivida, sobre todo ayer domingo, cuando me golpeó bastante y estuve casi todo el tiempo sentado en mi ya famoso sillón azul. Pero de todo se sale, como diría el antiguo.
He tenido ocasión de reflexionar este domingo de sillón sobre Berizzo, el todavía entrenador del Sevilla. Reflexioné aún más mientras escuchaba la retransmisión del partido en Villarreal, donde el Sevilla venció 2-3, con goles de Lenglet, Mudo Vazquez y Banega de penalti.
Vaya por delante que sigo pensando que Berizzo no es entrenador para el Sevilla F.C.. No tiene la categoría suficiente como para entrenarlo, cosa que ya quedó clara en mi primer artículo titulado simplemente Berizzo.
La confesión de su cáncer de próstata no ha cambiado mi actitud hacia él, mi opinión, no ha pasado por así decirlo de demonio a ángel. Sigo pensando lo mismo de él, aunque en los dos últimos partidos el Sevilla ha sacado la casta y el coraje de la canción frente al Liverpool y al Villarreal. Dos remontadas con garra, la garra que siempre ha caracterizado al Sevilla y que afortunadamente no ha perdido. Pero esa garra tiene que sacarla siempre, no a cuentagotas, esporádicamente. Estaría más arriba en la tabla si hubiera sacado esa garra en muchos partidos que los ha perdido por abulia, por dejadez.

Berizzo confesó al Presidente del Sevilla que padecía cáncer de próstata una semana antes del partido decisivo contra el Leganés. No se lo comunicó a los jugadores hasta dos días antes del partido contra el Liverpool. Puede que eso ocasionara la reacción del equipo en la segunda mitad remontando tres goles. Los jugadores ya sabían del cáncer de su entrenador.
No ha sido hasta el fin de semana pasado cuando ha dado una rueda de prensa oficial Berizzo para comunicar lo de su cáncer y ha declarado que no quiere convertirse en centro de la noticia y que por encima de todo no quiere victimizarse. Esto último me ha gustado mucho porque ya escribí hace bastante tiempo un artículo titulado Victimismo donde dejaba clara mi postura opuesta a esta actitud manipuladora.
Berizzo no quiere hacerse la víctima. Sabe que como él hay miles de personas en España que padecen lo mismo que él y él está en una situación privilegiada porque tiene a su servicio a los médicos del Sevilla F.C., a sus propios médicos y al equipo médico del F.C. Barcelona que se ha ofrecido para todo al Sevilla y a Berizzo. Berizzo es un enfermo, pero es también un  privilegiado.
Se había hablado en un principio que Berizzo estaría en la dirección de la plantilla sevillista hasta el 6 de diciembre, día del último partido de la fase de grupo de la Liga de Campeones. Después se retiraría para hacer el tratamiento y aprovechar el parón navideño para ponerse a punto.

Pero los acontecimientos se han precicipitado y parece que su enfermedad reviste más gravedad y al parecer ayer domingo (escribo hoy lunes 27 de noviembre) dirigió al Sevilla por última vez antes de empezar a someterse al tratamiento de su cáncer. Así que hoy, oficialmente, Berizzo pasa a ser paciente y como entrenador ejercerá el segundo entrenador del Sevilla. No podía esperar más tiempo su enfermedad.
Lo vi en la rueda de prensa muy tranquilo, como en todas las ruedas de prensa. Frío, seco, calculador, seguro de sí mismo, con sus ideas claras. Otra cosa es que tenga las ideas claras sobre el equipo, pero ése no es el tema de hoy.
La enfermedad lo ha convertido en más humano de cara al público y éste lo ha visto de forma diferente. Ayer en Villarreal el Sevilla sacó de nuevo la casta y el coraje en la segunda mitad, supongo que para darle una alegría a su entrenador para su recuperación (que espero sea un éxito). Los dos equipos saltaron al campo con camisetas alusivas al tema de Berizzo para darle ánimo y todo el fútbol en general se ha volcado con él. Por eso digo que, dentro de la desgracia, es un privilegiado.
Un privilegiado, pero no una víctima. Seguirá al Sevilla ahora en la sombra, por las informaciones que le dé su segundo entrenador, por los partidos que vea en la tele, por lo que lea en los periódicos. Pero ahora tiene que centrarse en la enfermedad. Puede que todo ello le ayude a reflexionar sobre todo lo que lleva hecho en el Sevilla hasta ahora y los posibles errores que haya cometido.

En cada sesión de quimioterapia o de lo que le apliquen recuperará un trozo de vida. Porque ahora se trata de recuperar al hombre, a la persona enferma, al que ha sido objeto de innumerables críticas en las últimas semanas, también por parte de mí. Críticas merecidas porque el equipo estaba mal y sigue teniendo carencias importantes más por problemas de Dirección Deportiva que del propio entrenador. Pero el que da la cara siempre es el entrenador y el que recibe los palos sobre todo es él.
No sé cómo será Berizzo como hombre, pero sin duda afronta la enfermedad con gran entereza, con un espíritu de lucha envidiable y con un optimismo a prueba de bomba.
No me gusta Berizzo como entrenador para el Sevilla, pero sí me ha causado una grata impresión su actitud como persona para afrontar una de las enfermedades más terribles que existen. Esto no me va a llevar a decir que la actitud errática del equipo fue un espejismo. No. Hay que ser objetivo: Berizzo es un entrenador mediano que se ha puesto enfermo, pero ha demostrado ser un hombrer cabal para no dejarse arrastrar por la enfermedad. El hecho de entrenar al equipo ante el Leganés, el Liverpool y el Villarreal habla muy bien de él como persona, como hombre. Un luchador, como lo fue como futbolista por ejemplo en el Celta de Vigo y como entrenador también en este equipo donde hizo temporadas muy buenas.

Ahora tiene a su disposición un montón de médicos y el apoyo de toda la afición de España para que no se le venga abajo la moral y esté arropado por muchísimas personas anónimas que arrinconarán sus carencias como entrenador y se centrarán en su labor como enfermo, una dura palabra, pero es como hay que ver ahora mismo a Berizzo. Un enfermo más, pero no cualquier enfermo.
Berizzo es un privilegiado del fútbol y por ello un privilegiado de la vida. No me causa ninguna pena, aunque siento su cáncer como podría sentir el de cualquier otra persona. Pero Berizzo tiene la suerte de contar con grandes apoyos y va a salir adelante. Estoy seguro. El Presidente del Sevilla ha expresado el absoluto apoyo del club al entrenador en estos duros momentos y toda la plantilla está con él. Yo desde aquí expreso mi apoyo al hombre que está enfermo, al que no quiere hacerse la víctima, cosa que agradezco. No me gusta en absoluto el victimismo. Bastante chantaje emocional he tenido que soportar en mi vida. Por eso me ha gustado tanto que Berizzo diga que no quiere victimizarse.
Sólo por eso me cae bien humanamente Berizzo. Que la suerte le acompañe y se recupere pronto. Y madure como persona y como entrenador por el bien del Sevilla F.C..
Nunca mejor dicho: salud y suerte.


José Cuadrado Morales

lunes, 4 de diciembre de 2017

LO QUE ANDALUCÍA SEA HOY Y EN ADELANTE, SERÁ LO QUE LOS ANDALUCES QUERAMOS.

Hoy, 4 de diciembre, es una fecha importantísima en la historia de Andalucía. Como no recuerdo exactamente qué se recuerda, dada las escasa repercusión que se está dando , bien está señalarlo; ANDALUCIA, la que divierte, la que implora, la que exige parta sí lo que de por sí se le debe, la que ruega por la reforma agraria siempre eternamente pendiente…; la relación Andalucía- España no sólo no es cuestinable, sino que es, junto a Castilla-León y Pais Vasco (Reino de Navarra) , la que ha conformado, en calidad y cantidad, la manera de ser, la esencia de lo español .
No sé si es cierto lo anterior, pero como actualmente se suele primero llegar a una conclusión y después buscar las justificaciones para ésta, es atractiva esta idea, pues conjuga bien la en general dureza castellana o fortaleza vasca, con la espontaneidad , exuberancia o creatividad andaluzas.
Pasa una cosa con Andalucía; como no tenemos complejo de inferioridad , no estamos continuamente reivindicándola , no lo necesitamos. Sabemos que lo que tenemos o somos son un valor de por sí , “surje” de la gente, y no puede ser más auténtico porque no imita a nadie, nace de las entrañas, y ésto, ni se compra ni se vende; lo imitan. Casos …: el toreo, el flamenco, la simpatía, el barroco, la semana santa , la geografía, la exuberancia, lo andalusí, los caballos , la literatura, la pintura, el arte renacentista en Jaén, etc.
Lo que Andalucía sea hoy y en adelante, será lo que los andaluces queramos que sea, en esencia.

Nota: El 4 de diciembre de 1977 mas de 2.000.000 de andaluces salieron a la calle en todos los pueblos y ciudades de Andalucía para luchar por la indentidad de Andalucía y conseguir que sus ciudadanos dejaran de ser ciudadanos de segunda tanto en el norte como  en el sur.
Como curiosidad decir que en Barcelona se manifestaron también 300.000 ciudadanos de Andalucía. En 1970 había 840.000 andaluces en Cataluña, hoy se calcula que los catalanes con origen andaluz son el 8%. 

Diego


lunes, 27 de noviembre de 2017

TERAPIA DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS Y FLEXIBILIDAD COGNITIVA (RPYFLEC)

Pues si: hemos sobrevivido a otro fin de semana con dignidad.
El sábado lo dediqué a faenas domésticas y les puse mucho entusiasmo teniendo en cuenta que padecía una molesta lumbalgia. No voy a repetir las faenas. Concluí el día viendo el partido de España-Costa Rica que solventó el equipo español por 5-0.
El domingo no empezó mal. A las 5.30 como todos los días. Llegué bien al mediodía. Vi una película: Expediente Anwar. Después de eso la ansiedad empezó a jugar conmigo hasta el punto de que cené temprano y me metí en la cama sobre las 20.30. Consecuencia: me he levantado a la 1.46 y a las 3 de la madrugada ya estaba en la calle, muerto de frío por habérseme olvidado el chaquetón.
Pero todo no va a ser negativo: he reflexionado sobre mi artículo de hoy y he matado un poco el frío. Yo lo mato pensando en lugar, por ejemplo, de bebiendo anís.
Me acuerdo de cuando yo tenía 7 años y fui por primera vez a un neuropsiquiatra. Desde entonces aquí he sido objeto de numeroso tipo de terapias. Innumerables. No hace mucho cumplí los 56, pues podéis haceros una idea de la cantidad de terapias por las que he pasado.

La primera terapia la hice con el neuropsiquiatra. Era terapia individual. Hablábamos los dos y ya está. Hablaba sobre todo él porque yo con 7 años poco podía decir sobre lo que me pasaba porque ni siquiera sabía realmente lo que me pasaba. El neuropsiquiatra recuerdo que hablaba mucho y me confundía. Era más grande mi temor que otra cosa. Estaba aterrorizado. Menos mal que no me mandaron pastillas tan pequeño.
Desde entonces he practicado numerosas veces la terapia individual, con desigual éxito. Recuerdo que una de las peores experiencias fue en la Cruz Roja de la Avenida de la Cruz Roja con un psiquiatra de cuyo nombre no quiero acordarme. Yo estaba también asustado. Hablaba poco. Tan poco que llegó el momento en que dejé de hablar y el psiquiatra me amenazó con dejar la terapia si no hablaba. Entonces empleó el truco de callarse la boca a ver si así hablaba yo. Y consiguió que la terapia fuera dos personas frente a frente mirándose sin decir ni pío. Naturalmente la terapia terminó. Fue una experiencia muy desagradable que aumentó mi escepticismo sobre el tema de las terapias psicológicas o psiquiátricas.

He practicado también las terapias de grupo en varias ocasiones también con desigual éxito. Recuerdo que la peor experiencia de esta terapia fue una vez que estuve en un grupo donde estuve tres sesiones seguidas sin hablar y me expulsaron. No hubo advertencia previa. Simplemente incumplí la norma y me echaron. Recuerdo ahora que en esa terapia estaba un famoso entrenador de fútbol al que no hago referencia por la confidencialidad que hay que tener.
Otra vez estuve en un grupo donde conocí a una chica que se hizo amiga de mi ex mujer y acabaron hablando de todas las cosas que yo contaba en el grupo. Fue una jugada muy sucia y la relación con la chica de la terapia acabó y es actualmente amiga de mi ex. Vendieron mis secretos de confesión y aún no sé por qué. Perjudicó mi pareja y aumentó mi desconfianza hacia la terapia de grupo.

Después sí estuve en una terapia de grupo buena donde me encontré muy a gusto. Había confidencialidad que sólo se saltó una persona una vez. Estuve un año entero y me explayé bastante en el grupo. Pero no era suficiente. Yo no avanzaba en la solución de mis problemas: el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno obsesivo compulsivo. ¿Fallaba yo? ¿Fallaban los psiquiatras? ¿Fallábamos todos? El caso es que yo llevaba desde los 7 años entre psiquiatras, encadenado a las preguntas y a los tests, a las terapias y no progresaba nada en mis enfermedades.
Recuerdo otra terapia curiosa: la terapia bioenergética. Una terapia que pretendía utilizar la energía del propio cuerpo para superar los problemas psicológicos. Hace mucho tiempo ya porque fue en una entidad privada a la que pagaba 500 pesetas por sesión.
No me fue mal con la terapia. Creo que yo fallaba un poco porque no entendía muy bien en qué consistía. Supongo que en eso también fallaba el psicoterapeuta al no hacer entender bien en qué consistía aquello. Recuerdo que le dediqué un poema en uno de mis libros titulado “Ésta es mi palabra silenciosa”. No obstante en este artículo no citaré su nombre siguiendo mi costumbre de la confidencialidad.

Podría citar más terapias. Pero todas dieron el mismo resultado: un Pepe con los mismos problemas de ansiedad y de obsesión. No había evolución. No prosperaba en absoluto. Me ayudaban las medicinas a eliminar síntomas de la enfermedad pero no la enfermedad.
Actualmente estoy utilizando dos terapias combinadas sin problema. La primera es de cosecha propia digamos: es una terapia basada en todos los conocimientos que he ido adquiriendo en las distintas terapias que he tenido y en los conocimientos de un libro sobre el tratamiento psicológico del trastorno obsesivo compulsivo. Básicamente psicología cognitiva.
Yo lo resumo muy brevemente: “Autoestima, flexibilidad; optimismo, positividad; seguridad, sin miedo; con amor propio, voluntad y dignidad”. Y por encima de todo una frase fundamental: “No todo debe ser perfecto”. Lo fundamental es esto último: si me considero a mí mismo un ser perfectible tengo derecho, todo el derecho del mundo, a cometer errores, a ser falible. Infalible sólo es el Papa, que es algo discutible (y yo soy cristiano). Por ser falible tengo derecho a equivocarme y tengo que disculparme a mí mismo muchas veces al día seguramente para poder vivir con menos angustia y menos ansiedad.
Tengo mucha rigidez conmigo mismo y debo disculparme para poder tirar adelante. La rigidez supone un sufrimiento infinito porque no me dejo pasar ni una. Y eso no puede ser: como decía Charles Chaplin, algo así como “no quiero renunciar al inmenso placer de equivocarme”. Pues ésa es la base de mi terapia. Cosecha propia.
Y por otra parte estoy haciendo desde hace un mes aproximadamente una terapia en la Ura dirigida por dos monitores que me la propusieron y me pareció muy bien tal y como me la explicaron. Se llama Repyflec. El título suena un poco raro, pero enseguida se entiende traduciendo las siglas: Resolución de Problemas y Flexibilidad Cognitiva.
La verdad es que la traducción de las siglas convierte a la terapia en algo muy interesante de entrada. Se trata de resolver problemas y de hacerlo con flexibilidad. Me recuerda a mi propia terapia cuando digo “autoestima y flexibilidad”. Si no se aplica la flexibilidad la comisión de errores es horrible porque uno es incapaz de perdonarse a sí mismo. Me pareció muy interesante cuando me plantearon la terapia que llevara la palabra flexibilidad en su enunciado.
Pasados a la práctica, la terapia Repyflec es muy interesante. Se trata de afrontar los problemas cotidianos de la vida y hacerlo con naturalidad, con sencillez, con la simplificación necesaria para llegar a una solución que sea la más apropiada posible. Y hacerlo de forma sencilla para que no nos convirtamos en seres perfectos que es algo absolutamente imposible.
Hacemos ejercicios escritos, se llaman de cancelación, y consisten en recordar, señalar y contar una serie de estímulos. Es un aspecto lúdico entre otras cosas de la terapia. Se plantean situaciones de la vida cotidiana y se proponen en equipos en resolverlos para llegar al mejor final posible. Las posibles soluciones a un problema se escriben normalmente en una pizarra hasta que se van desechando soluciones hasta quedarnos con una solución única que sea la mejor posible. El proceso de elaboración es lento pero eficaz. Aprendemos así a afrontar la vida cotidiana. De eso se trata el trastorno obsesivo compulsivo: de tomarse las cosas muy a pecho y llevarlo todo a la exasperación. La terapia Repyflec pretende quitarle a los problemas la trascendencia innecesaria que solemos aplicar los obsesos compulsivos. No digamos los que padecemos ansiedad: ante la más mínima situación ya estamos con el grito en el cielo. La cuestión consiste en pararse, meditar, ver las soluciones y aplicar la más correcta. Algo muy sencillo en su planteamiento pero difícil en su ejecución.
Yo cito con frecuencia una frase mía que dice: “Lo sencillo es difícil porque es sencillo”. Eso aplicado a la terapia Repyflec nos lleva a interpretarla como algo que es sencillo de aplicar pero que no resulta tan sencillo, pero que hay que hacerlo forzosamente para que resulte sencillo. Es un trabalenguas, pero es en lo que consiste la terapia.
Los profesionales que le dirigen (una enfermera y un terapeuta ocupacional) plantean situaciones sacadas de la vida cotidiana, que se nos pueden presentar a cualquiera de nosotros. Hay que afrontarlas con decisión y espíritu de superación y hacerlo con una aparente sencillez por lo que he dicho antes de que lo sencillo es difícil porque es sencillo.
Los compañeros son francamente agradables y da gusto hacer la terapia. Queda ver la eficacia, pero eso se verá a largo plazo porque dura un año entero. Un año tiene muchas semanas y son dos sesiones semanales: los miércoles flexibilidad cognitiva de 11.45 a 12.30 y los viernes resolución de problemas de 12 a 13. Todo un lujo si se hiciera la terapia por la vía privada. Costaría una pasta. Afortunadamente es gratuita por la Seguridad Social y tenemos que valorarla porque se nos da la oportunidad de hacer una terapia que presenta muchos más puntos positivos que negativos. Y se nos ofrece gratuitamente, lo cual es de agradecer.
Yo a veces he hecho terapias pagadas y mis padres sufrían las consecuencias económicas de ellas. Ahora con la terapia Repyflec puedo hacer una terapia en principio más que interesante de forma gratuita por completo, lo cual agradezco desde este blog inmensamente. Quiero que quede constancia hacia los dos profesonales que dan la terapia por habérmela ofrecido porque yo creo que me puede resultar muy eficaz porque está en la línea de la terapia particular que yo ya estaba haciendo.
 La terapia Repyflec al parecer es hija de una psicóloga (Aida Ferreny), no sé si cognitiva, pero la terapia tiene mucho de psicología cognitiva, con la que estoy muy familiarizado porque ya la he hecho alguna vez con distintos profesionales y la aplico diariamente en mi vida de cada día.
Desde aquí defiendo la terapia Repyflec como una terapia novedosa por un lado pero tradicional por otro porque tiene mucho de psicología cognitiva que me parece de las mejores psicologías para resolver los problemas que se le presentan a las personas con trastornos obseso compulsivos como es mi caso. Imagino que por eso me la han ofrecido.
Doy las gracias y procuraré entregarme a ella cuanto me sea posible porque sin implicación no hay forma de que una terapia funcione como es debido. La labor de los monitores es muy importante, pero si uno no pone de su parte difícilmente se conseguirán los resultados apetecidos.
Tengo mucha confianza en la terapia Repyflec. Con ilusión espero los miércoles y los viernes. Y me alegra también porque no iba yo tan mal encaminado en la terapia que yo mismo me inventé para superar mi TOC. Sólo puedo esperar lo mejor porque lo peor ya lo tengo con tantos problemas como me ha generado mi TOC. Así que aplicando mi propia teoría tengo que aceptar la Repyflec con optimismo y positividad. Así sea. Salud y suerte.


José Cuadrado Morales

jueves, 23 de noviembre de 2017

EL MERCADO DE LA CALLE FERIA

En Sevilla hay unos mercados ambulantes de mucha historia, algunos ya desaparecidos por ejemplo, el de la Alfalfa, que era de animales, incluso por las navidades llegaban a vender, pavos, corderos, pollos y gallinas. Después se quitaron por motivos sanitarios, los últimos años estaban compuestos de pájaros, palomos, perros, gatos, diferentes tipo de aves y sus accesorios. Cuando vino la gripe aviar, se eliminó por seguridad y no se volvió a poner mas, hubo un intento de los criadores de pájaros por retomarlo en la calle Torneo, pero también desapareció.
Hablemos del mas antiguo, según documentación, uno de los más viejos de España, pues se trata de la época morisca, era el del JUEVES, estaba situado entre las dos mezquitas de la calle Feria, hoy iglesia de San Juan de la Palma y Omnium Sanctorum al lado del mercado actual. Se dice que venían por la puerta de la Macarena y también en barcas, no olvidar que el Guadalquivir llegaba hasta la Alameda con sus arroyos.
Los artículos los transportaban en carros o mulos, duraba toda el día bien entrada la noche, que no se olvide que para los musulmanes su día de fiesta es el viernes.
Ahora vamos a hablar de la época actual, el mercado de los jueves está situado más o menos en su sitio, pero se acortó, empieza en la calle Castellar y termina en la esquina de la calle Cruz verde, también se extiende por la plaza de los Carros e y la de Maldonado. Al principio allí se vendían cosas muy interesantes, mas antiguas, venían de los pueblos de los alrededores para comprar cosas en la calle y también traer de su sitio productos para vender, incluso se hacían trueques.
Hoy en día el 60 por ciento de lo que se vende no tiene valor ninguno. Otro 20 tiene mas valor bien por algo antiguo o por que funciona y se dice es de media época (tiene unos 50 años). El otro 20 son cosas mas antiguas de 100 años o mas. Siglos XIX, XVIII, XVII, incluso se pueden ver cosas XVI.

El tema de la venta y los precios es muy variado, desde 1 euro se puede ir a los 600 euros o más, parece que todo vale poco mas de un euro, como la mayoría de las cosas, pero no todo vale ese dinero y hay cosas muy interesantes. ¿Y el famoso regateo? Es normal en todo mercadillo, pero sin pasarse. Ahora hablaremos de los puestos, están todos adjudicados y algunas veces, cunado faltan los fijos, se pueden poner los eventuales, que son bastantes. Las compras se suele hacer en el mismo puesto aunque se puede quedar con el cliente para ir al domicilio, se valora y si estamos de acuerdo se retira los objetos.
Algunas veces hay que limpiar y reconstruir los objetos, para poder venderlos.
Cada vez hay menos clientes de los pueblos de alrededor ya que en casi todos existen ya pequeños comercios o mercados similares. Esperemos que el mercado de los jueves, el de la calle Feria, siga igual por mucho tiempo, aunque un cambio puede venirle bien debido a los problemas de trafico que ocasiona ademas de la carga y descarga de mercancía los taxis también se queja con los vecinos algunos dicen que mucho ruido y basura, como vendedor con mas de 30 años espero sirva de algo mi puesto n.º 40-42 un saludo espero una visita y alguna compra. Saludos.


Antonio.

lunes, 20 de noviembre de 2017

NO A LA NECESITITIS

Muchas veces nos obcecamos o nos obsesionamos con cosas que realmente no necesitamos o de las que podemos prescindir temporalmente. Y a esto hay que decir No. No a la necesititis.
Hay personas que por naturaleza están mejor con pareja y también las hay que creen que sin ella no van a ser felices. Yo me pasé mucho tiempo pensando que lo natural para cualquier persona es tener pareja y vivía pensando en qué momento la encontraría, aunque por otra parte nunca he olvidado a la primera y única novia que tuve. Esperaba que en algún momento surgiese espontáneamente una mujer que se transformara en mi pareja de vida. Y no ha sido así. Y yo me pregunto: ¿por ello soy menos feliz?. Pues para mi la verdad es que no. He aprendido a ser feliz sin necesidad de una pareja. Tengo a mi hermana, a mi sobrina a nuestra perrita y a mis amigos y amigas y seres queridos en general pero no necesito imperiosamente una compañera a mi lado. He aprendido a vivir sin ella y no por ello soy infeliz. He dicho No a la necesititis en este aspecto. Y creo que son muchos con la enfermedad  que se pueden sentir identificados conmigo.
La necesititis se manifiesta en muchos otras cosas de la vida. Yo por ejemplo tenía la manía de comprarme un disco de música clásica cada semana para mi disfrute personal o dicho de otra manera para relajarme. 
Lo cierto es que cuando empecé con esta manía me encontraba más solo, vivía con mis padres y tenía pocos amigos por lo que los discos se transformaron en el sustituto de todas las cosas que me faltaban. Era una forma de sentirme feliz frente a la soledad en que me encontraba y en aquellos momentos fue una gran ayuda pero también fue algo que llegó a obsesionarme. Necesitaba mi disco cada semana y no podía estar sin él. Lo necesitaba tanto que como yo digo llegaba a arruinarme económicamente con las compras. Y es que yo no compraba de todos los precios sino que siempre daba la casualidad que los intérpretes que yo buscaba eran los más cotizados. También buscaba las ofertas pero sólo a veces. Ahora estoy aprendiendo a no necesitar tantos discos ni de tan alto precio. Me controlo mucho más y sin embargo no ha disminuido mi pasión por la música lo que ocurre es que ahora escucho más veces los discos que compro y he dejado atrás la necesititis del coleccionista que como digo puede llegar a ser obsesiva.
Y como esto de lo que hablo hay muchas otras cosas. Hay que procurar hacer las cosas con proporción.


Jesús 

viernes, 17 de noviembre de 2017

LAS ROTACIONES LÓGICAS DE BERIZZO

Después de 4 partidos seguidos vuelvo a analizar la situación del Sevilla F.C.
En estos cuatro partidos ha habido varios cambios en la cabeza del entrenador y en la disposición que el equipo desplegó sobre el campo.
Analizaré los 4 partidos uno a uno y así se podrá ver mejor los cambios esbozados por el entrenador:

1- Partido ante el Cartagena de segunda división B.(3 a 0)

Hubo 6 o 7 cambios lógicos ante un equipo de inferior categoría, con un cambio de esquema utilizando 2 pivotes.
Destacaron Pablo Sarabia ,el Tucu Correa y el alemán Geiss que probó como central.

2- Partido ante el C.D. Leganés.(2 a 1)

Se mantuvo en el sistema del doble pivote , en un partido ante un rival muy incómodo. Hubo pocas rotaciones y una alineación bastante lógica .
Destacaron Ben Yeder y de nuevo Pablo Sarabia.

3- Partido de Champions League ante el Spartak de Moscú.(2 a 1)

Se mantuvo en el doble pivote, en un partido crucial para la clasificación del equipo a octavos de final.Pocos cambios y una alineación bastante lógica.
Hubo una gran media hora del equipo en la primera mitad, luego después del segundo gol el equipo sufrió mucho atrás .Estuvo cerca el empate del Spartak.
Destacaron Clement Lenglet , y Pablo Sarabia.

4- Partido ante el Barcelona F.C. (2 a 1 a favor del Barca).

Se mantuvo el doble pivote , en un partido muy difícil ante el líder de la Liga.
Hubo una mala primera parte donde se adelantó el Barcelona. La segunda mitad fue mejor ya que el equipo presionó mas arriba y con mas intensidad, logrando empatar.
Al final fallos en defensa penalizaron al equipo, que sucumbió ante la calidad del líder.
Destacó Guido Pizarro con un gol y gran despliegue en defensa parando a Messi.

Manuel.




BERIZZO

Gracias a Dios por fin es lunes como siempre digo. He sobrevivido a otro desastroso fin de semana. Lo mejor han sido las tareas de la casa que me han distraído. Lo peor: las crisis de ansiedad que he tenido.
El sábado tenía un frío terrible. Me puse el pijama largo y unos calcetines de lana y hasta el batín de invierno. La ansiedad me producía un frío intenso. La ansiedad me pedía cama, pero aguanté para escuchar por la radio el partido Barcelona-Sevilla que acabó perdiendo como es lógico por 2-1. Digo como es lógico por el entrenador que tiene la inmensa desgracia de estar ahora mismo en el Sevilla, pero ahora hablaré de eso.
El domingo fue peor que el sábado. Desde por la mañana estuve chungo con unos dolores intensos de piernas debidos creo a problemas circulatorios que ya he padecido. También debido a las faenas del día anterior que me hicieron estar mucho tiempo de pie. Por la tarde volví a ponerme mal de la ansiedad y me senté en mi sillón azul y ahí estuve dos horas hasta que no aguanté más y cené poco y me acosté a las 7 de la tarde, casi noche ya. Me he levantado a las 2.30. He paseado y reflexionado el artículo de hoy , he desayunado y me he venido para la Ura.
Hoy cambio completamente de registro. Quiero hablar sobre un personaje siniestro que el Sevilla F.C. tiene la desgracia de padecer. No voy a hablar sobre una persona, sino sobre un entrenador de fútbol. Quede la cuestión clara porque en ningún momento mis palabras van a ir destinadas a la persona, sino sólo a un entrenador de fútbol.

Berizzo. Eduardo Berizzo, más conocido por el alias Toto, es la mayor desgracia que le ha caído al Sevilla F.C. en años. Lo peor es que los dirigentes no se dan cuenta o no quieren darse cuenta de ello. Berizzo es un entrenador que está demostrando que no tiene categoría para entrenar a un equipo grande porque el Sevilla es eso: un equipo grande al que Berizzo está llevando a la más absoluta mediocridad.
Berizzo es un entrenador de la clase media que sirve para entrenar al Celta de Vigo donde estaba antes, con todos mis respetos para el Celta, próximo rival del equipo sevillista en Liga el próximo 18 de noviembre a las 18.30.
No sé a quién se le ocurrió en primer lugar la idea de traer a Berizzo. Sí se que todo el verano se pasó Berizzo yendo y viniendo esperando que le dieran el dinero que pedía. Es decir: empezó con exigencias económicas para su persona.
Después está el tema de los fichajes. Se supone que los fichajes los hace el Presidente con la recomendación de la Dirección Deportiva a cargo ahora de Óscar Arias después de la dimisión de Monchi ahora en la Roma y el asentimiento del entrenador. Pues no sabemos cómo fueron las negociaciones, pero desde luego los fichajes no están dando el resultado apetecido.
El caso más flagrante es el de Muriel, un colombiano que ha costado 21 millones de euros y que no hace más que chupar banquillo. Está pasado de peso, cuando es convocado con su selección no juega ni un minuto y en el Sevilla ha jugado pocos partidos víctima de las rotaciones y del ostracismo al que lo ha sometido el entrenador.
Ése ha sido uno de los problemas de Berizzo: las rotaciones. Cambiar el equipo casi por completo en cada partido. Así no hay forma de tener un equipo tipo, al que refrescar convenientemente en momentos oportunos.
 Con tanta rotación ha vuelto loco al equipo, ha conseguido que nadie se sienta importante lo que ha provocado inseguridad en toda la plantilla. Uno que hace un gran partido puede verse en el banquillo en el siguiente. Es decir: jugar bien no te garantiza la continuidad con el Sr. Berizzo.
En los últimos encuentros está utilizando un equipo tipo, con un doble pivote con Nzonzi y Pizarro. Hace cambios en la portería, que no entiendo bien porque Sergio Rico debe de ser el portero titular del Sevilla porque ha demostrado tener capacidad y méritos para ello.
En defensa se han afianzado Kjaer y Lenglet. En el lateral derecho sigue poniendo a Mercado que no es lateral derecho, sino defensa central. Su sitio debe ocuparlo Corchia que para eso se le fichó en sustitución de Mariano, al que desgraciadamente se vendió cuando estaba muy bien en el lateral derecho.
En el lateral izquierdo está Escudero, que es sombra del de antes que convocó para la selección Julen Lopetegui. Y es que el equipo está también bajo de forma. Está, como dicen  los entrenadores, poco trabajado el equipo. Si no no se explica que el equipo se venga abajo en las segundas partes como se viene.
También veo al equipo falto de motivación. Salen al campo sin motivación y eso es claramente problema de entrenador. Berizzo no tiene motivados a los jugadores suficientemente. No sabe arengarlos. No hay más que oírlo hablar en las ruedas de prensa: habla bajito, como pasando de todo, como si lo único que quisiera fuera llevarse el dinero que tanto negoció en verano con el Sevilla. Creo sinceramente que está esperando que lo echen para llevarse la plata como él dice.
Banega es sombra del que fue antes de irse. En la delantera da más o menos la cara Ben Yedder pero puede hacer mucho más de lo que hace. Correa suele cumplir cuando sale. Sarabia puede que sea el jugador mejor de la plantilla ahora mismo. Hay jugadores que se han traído y están prácticamente de adorno como el alemán Geis. ¿Para qué se le ha fichado? Es problema de Dirección Deportiva. 
Se ha tirado el dinero en fichajes mediocres vendidos como estrellas y se ha fichado a un entrenador mediocre vendido como un Unai Emery y evidentemente Berizzo no tiene ni de lejos la categoría del entrenador vasco que ahora entrena al París Saint Germain.
El Presidente del Sevilla, José Castro, y su Junta Directiva tienen la misión fundamental de  cesar a Berizzo. Estamos los sextos con sólo 19 puntos. En zona europea, pero en zona insuficiente para la Liga de Campeones. El Sevilla se ha ganado un prestigio que puede tirar por tierra Berizzo como siga al frente de la primera plantilla del Sevilla.
Con Berizzo podemos quedarnos fuera de la Liga de Campeones este mismo año. La Uefa Europa League es insuficiente para las ambiciones de un club como el Sevilla. Un club, un equipo, que no se sabe a qué juega, que cambia de estilo de juego cada partido, un equipo que está perdido en el campo casi los 90 minutos, un equipo que se arrastra y que demuestra tener muy poco amor propio. ¿Dónde están la casta y el coraje del himno? No se ven por ningún lado porque Berizzo no tiene categoría para hacer de sus futbolistas grandes futbolistas, máquinas de hacer fútbol, no de salir a hacer partidos mediocres y de ganar sólo a equipos pequeños. Frente a los grandes pierde siempre. El otro día con una actitud diferente se le pudo hasta ganar al Barcelona. Pero no hubo esa actitud y con fallos puntuales en defensa se perdió el partido. Mejor dicho: se regaló. Y ya ha regalado bastante el Sevilla esta temporada. No tengo segura ni la Copa del Rey aunque ganáramos en Cartagena 0-3.
Berizzo sobra en el Sevilla y por lo que se ha visto Óscar Arias también. Pero hoy me basta con cesar a Berizzo y fichar a un entrenador ambicioso como Unai Emery. Al Sevilla le falta eso cuando sale al terreno de juego: AMBICION. Coraje y otras palabras que suenan muy feas pero muy reales.
Si no queremos que el Sevilla se siga arrastrando por los campos de España y de Europa tenemos que despedir radicalmente al entrenador. No hay que darle más oportunidades porque el perjudicado es el Sevilla y la imagen del club.
Diría cosas más fuertes de Berizzo pero me las voy a reservar. Sólo le pido como periodista y como seguidor del Sevilla al Presidente que cese inmediatamente a Berizzo antes de que sea demasiado tarde. Cuando nos eliminen de la Liga de Campeones ya será tarde.
Que abran los ojos los que tienen que abrirlos y tomen la decisión que hay que tomar. Sin más paños calientes. Con decisión. Con la decisión que se ha tenido en otros momentos y que ahora hay que volver a tener.
El Sevilla es un grande. Necesita a un entrenador grande. Y Berizzo no lo es. Pues está todo dicho. Salud y suerte (que la vamos a necesitar).


José Cuadrado Morales.