martes, 9 de febrero de 2016

RESONANCIA MAGNÉTICA Y CLAUSTROFOBIA

El Sábado pasado, día 6 de febrero, tenía cita para que me hicieran dos resonancias magnéticas, ¡uff que mal lo pasé!, no me esperaba que fuera a sufrir esa claustrofobia al ir entrando por en ese pequeño agujero tan estrecho y apretado. Iba con los ojos abiertos y eran 40 minutos en dos turnos allí dentro metido. En la primera resonancia me entró el pánico nada más meterme en esa pequeña cueva, avisé a la chica y me sacó. Yo creo que fue la impresión al ir viéndome  ese túnel tan cerrado y tan adentro. La chica se comportó estupendamente preocupándose por mi en todo momento, fue una ayuda la verdad. A los cinco minutos me mentalicé y pensé que cerrando  los ojos al tumbarme en la camilla antes de entrar me iría mejor, y aunque así fue ,seguía sintiendo la sensación de agobio pero poco a poco pasaron los minutos y fui sintiéndome más relajado y con menos sensación de pánico.
En fin 40 minutos en dos tiempos dentro de ese túnel que me han parecido eternos. Los resultados de las dos resonancias me los darán en una semana aproximadamente. Por cierto las resonancias eran del codo izquierdo, con una "Epicondilitis o codo de tenista", y en el hombro izquierdo con molestias en algún tendón.
A ver si de una vez por todas me mandan algún tratamiento eficaz y vuelvo a tener el brazo izquierdo por completo sin molestia alguna.

Jaime.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Jaime: he leído tu trabajo sobre la claustrofobia y te comprendo aunque yo no la padezco. Al contrario, yo padezco de agorafobia, es decir, miedo a los lugares amplios y con mucha gente, es decir, la antítesis de la claustrofobia. Si lo pasaste igual de mal que lo paso yo en los lugares abiertos te comprendo perfectamente y sé de la angustia que se vive cuando uno se siente tan mal. Te deseo mucho ánimo con el problema del codo y espero que te cures pronto, entre otras razones para que no te tengan que someter a más resonancias magnéticas y no te tengan que meter en ese agujero negro que parece atraparte y hasta te impide respirar. A mí también me han hecho resonancias y te comprendo lo mal que se puede llegar a pasar. Un fuerte abrazo de tu amigo de informática. José Cuadrado.

Anónimo dijo...

Muchas gracias estimado compañero y amigo Jose por tu apoyo. Te comprendo en lo de la agorafobia, ese miedo a los espacios abiertos, yo lo tengo a los espacios cerrados y cuando estaba en aquel tubo tan estrecho haciéndome la resonancia lo pase mal y como tu bien dices parecía que me faltaba el aire, ¡uff chikillo que mal lo pasé!. En fin ya pasó.

Un saludo Jose.

Jaime.

Miperrita&yo dijo...

Hola amigos foreros,
Ayer me hice 2 RNM, de columna y de hombro.
He estado toda la semana comiendome la cabeza por el tema de la claustrofobia, el miedo a entrar en pánico dentro del resonador. Entiendo que muchas veces este comportamiento es totalmente involuntario e incontrolable, pero mi experiencia, que quiero compartiros por si pudiera a alguien servir de ayuda, es que somos nosotros mismos quien con anticiparnos a los acontecimientos, los que nos provocamos la situación.
Que hice yo:
1. Pienso que hay cosas desgraciadamente mucho peor que la RNM
2. Hago un ejercicio de respiración relajante, controlando la ansiedad.
3. Pienso en momentos agradables de mi vida: imágenes que me enternecen o me llenan de alegría.
4. Pongo las piernas cruzadas en la camilla, para controlar mejor la tensión.
5. Cierro los ojos, pero a medida que me voy relajando los abro unos segundos y los vuelvo a cerrar.
6. Antes de ir a la prueba, tomé una infusión de valeriana.
7. Ir acompañado siempre y hablar con tu acompañante de que la RNM no es nada, se la hace todo el mundo y no pasa nada. Porqué yo no...?

Con todas estas cosas, lo superé muy bien, y al final de la prueba, pensé: joder, que chorrada!!!

Espero de corazón que os salga todo bien y que os ayude mi experiencia.
Un abrazo a todos.