lunes, 22 de marzo de 2010

EL DOMINGO DE RAMOS

Este día es muy importante para Sevilla pues comienza la Semana Santa, es un día de alegría en el que la gente va a la iglesia a por una rama de olivo y es tradición ponerla en la ventana. Salen varias cofradías, cada una de su iglesia, y en una zona de la ciudad concretamente en la campana se juntan todas. También es tradicional la forma de vestir con el traje y corbata los hombres y las chicas de tacones y vestidos muy arreglados. Siempre preocupa el tiempo que va a hacer porque si llueve se pueden estropear las imágenes, muchas tienen un gran valor artístico. Cuando hay lluvia se suspenden las procesiones y es frecuente ver a personas llorando de la decepción tras un año de espera.

Aquí las calles se llenan de gente, casi toda Sevilla sale disfrutar de la fiesta. Algunas personas no tienen problema con las “bullas” (atascos de gente) porque tienen reservadas sillas en los palcos y en la carrera oficial. Hay protestas porque solo pueden alquilar las sillas las personas con dinero o enchufe. A mi personalmente me gustaría que desaparecieran todas las sillas pero eso lo lleva el ayuntamiento y creo que es algo impensable.

Hay tanta pasión por la semana santa que un año murió un costalero llevando su paso.
Es típico debido a que se está mucho tiempo en la calle ir de bares y terrazas a tomar una caña con amigos o tu familia. También es típico el dulce de las torrijas (pan frito con miel y azúcar) suele haberla en todas las casas y en todas las cafeterías.

Mari Ángeles.

2 comentarios:

crps León dijo...

Nosotros también tenemos una Semana Santa espectacular, de echo está declarada de interés turístico internacional.
Teníamos que hacer un intercambio, vosotros venir a conocer la Semana Santa de León y nosotros la de Sevilla porque se viven de forma diferente. Aqui en las procesiones hay un silencio sepulcrar, lo único que se escucha con los tambores y las trompetas, es impresionante, se te ponen los pelos de punta.
Rosa

crps León dijo...

A mi personal mente no me gusta y además tanta gente me agobia, lo peor es que no puedes salir ni a dar un paseo porque hay procesiones por todas partes y por si fuese poco la gente se enfada si tienes que pasar y si no te queda más remedio ¿qué haces?
Adrián