jueves, 2 de marzo de 2017

EL TORO EN LA DEHESA

Una pregunta fundamental: ¿Por qué en España y Portugal sigue habiendo tantos millones de hectáreas de Dehesa?     Pues en gran parte gracias al Toro de lidia que permite la celebración de espectáculos taurinos.  El toro necesita una densidad muy pequeña de población en el medio en el que vive, en gran parte por su condición de animal Dominante que exige un equilibrio en el ecosistema de la Dehesa, empezando por la vegetación, (la encina o el alcornoque el, que producen bellota, ).
Si el toro está en la dehesa, ésta permanece en el tiempo, como se demuestra por su evidencia actual. Así, en ella hay linces, jabalíes, águilas reales o imperiales, cérvidos, gamos, y otros animales más pequeños sin tanta fama
Si se cambiara el ganado bravo por el de carne,  el ecosistema se ¿desequilibraría?
Por lo menos en las encinas, sí, pues el ganado “charolé” es más corpulento que  el bravo, por lo que las encinas sufrirían en sus ramas bajas, lo que unido a su consentida estabulación (cría del ganado en establos o recintos cerrados), llevaría a una progresiva desertización de la dehesa, al no estar ésta protegida o vigilada por el Toro.
Pero si esto, estudiándolo es obvio, ¿POR QUÉ SE DISCUTE LA TAUROMAQUIA  y la influencia total y definitiva de ésta en la supervivencia de la DEHESA? Hay desconocimiento, por una parte por una ignorancia “urbana” (desinterés) y otra, peligrosísima, una ignorancia informada, que es más falsa, pues sólo se queda con lo evidente, la sangre y el sufrimiento animal.


Diego