martes, 26 de mayo de 2015

DIFICULTADES DE LA VIDA DIARIA

La vida diaria de un enfermo tiene sus dificultades. En los seis años que llevo en rehabilitación he pasado por muchas de ellas. Una muy particular en mi caso fue que me bloqueaba al intentar llevar el correo, abría  algunas de las cartas, había otras que no llegaba ni a abrirlas y las dejaba sobre el sofá de forma que se iban acumulando en este (que es doble tamaño) durante casi tres años. Con ayuda de la Unidad fui resolviendo el problema poco a poco, pues abría las cartas con ayuda de algunos de los terapeutas. Esto ha pasado y hoy día llevo el correo por mi mismo.
Son muchas las dificultades que encontramos muchos de nosotros. He necesitado de una empleada de hogar, que además es prima mía, para tener limpio el piso y la ropa. Muchas veces parece que no podemos ni movernos, pues a la enfermedad mental va unida la precariedad  corporal o física. Yo en este aspecto he mejorado un poco últimamente.
Además aspectos de tipo que podemos llamar de ocio como leer libros no relacionados con mi especialidad, las matemáticas y la física,  es decir literatura en general u otras disciplinas de letras, como historia, presentaban dificultades. Por ejemplo, a la hora de leer me molestaban las frases escritas a tal punto que no lograba entenderlas y tampoco continuar en más de dos frases seguidas. Hoy en día eso ha desaparecido y leo con facilidad. He llegado a leerme luego una veintena de libros en estos años.
Algo que todavía me ocurre y que no se ha corregido es la dificultad para viajar, pues la fobia continúa, pero por ahora estoy bien en Sevilla, vivo todo lo tranquilo que se puede estar padeciendo esta enfermedad, y me he adaptado de nuevo a la vida en la ciudad aunque también relativamente, pues antes, durante casi diez años, solo pasaba en ella los fines de semana.Voy a espectáculos de música, que es mi afición, de vez en cuando, en la mayoría de los casos a los que son gratuitos y voy poco al cine, aunque dejé de ir con asiduidad antes de padecer la enfermedad y con esta las posibilidades se han reducido, digamos que antes era porque no me apetecía ir al cine solo y ahora que podría ir, y he ido con ayuda de la unidad y de Asaenes, no voy por bloqueo por una parte y por otra porque tendría que ir solo. 
Y hablando de esto, la soledad es algo que se ha corregido en su mayor parte, por una parte por recuperar a parte de la familia con la que antes no tenía todo el contacto que debiera, en concreto con mi hermana; siempre ha estado en los momentos difíciles, sobre todo cuando mi madre se hizo mayor. He encontrado nuevos amigos pues con los de la infancia y la juventud he perdido el contacto salvo con uno, al que solo veo de vez en cuando pero que me ha invitado a su casa por navidades multitud de veces.  Los especialistas me animan unos a que intente viajar, los de la unidad de rehabilitación, pero yo sigo con la fobia y se lo comenté al monitor de Asaenes, asociación encargada de los viajes; me dijo que en este aspecto de viajar vaya poco a poco, aunque me han animado a ello en unas cuantas de ocasiones.

Jesús

5 comentarios:

CRPS León dijo...

Me parece que estás logrando muchas cosas y avanzando mucho.....

CRAP Calatayud dijo...

A seguir siempre hacia delante. Suerte y un fuerte abrazo, Jesús

UnidadDia Renteria dijo...

Hay cosas muy sencillas que sin embargo nos cuestan una barbaridad. pero el esfuerzo, un buen acompañamiento y el tesón son instrumentos muy buenos para poder contrarrestar esas dificultades. ¡¡Animo!!!

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

Es cierto León,he avanzado mucho con la ayuda que os he contado. Hay aspectos en los que he cambiado, por ejemplo, he conducido desde los 18 años hasta los 44, pero he encontrado que es peligroso para mi conducir y no he renovado el carnet, llevo 4 o 5 años sin conducir, utilizo los servicios públicos para desplazarme. Calatayud, tienes razón en que hay que tener siempre puesta la vista en el futuro y seguir adelante con los cambios que la vida nos imponga. Suerte también para vosotros y un fuerte abrazo. Gracias por los ánimos Renteria, lo he comprobado como os he contado, hay cosas sencillas que por nuestra enfermedad nos cuesta hacer una barbaridad. Tener tesón es importante, y también saber que las cosas se pueden hacer poco a poco, como me decía uno de mis psicólogos, que me atendió durante el proceso de las cartas, "sin presión prisa", para que no se resienta la salud que se haya podido conseguir con tanto trabajo. Llevar nuestra enfermedad adelante requiere armarse de paciencia y apoyarse en los especialistas y los compañeros, sin olvidar nunca a la familia.

Jesús

Anónimo dijo...

Jesús me alegra mucho que lo hayas logrado en el paso del tiempo y me parece que debes escribir con mas frecuencia por aqui.Te mando un besote y adelante tu compañera Silvia Pérez