lunes, 20 de abril de 2015

LA VIDA ES DURA

Hace unos días conocí a una nueva usuaria de la Unidad de Salud Mental del Distrito Macarena. Estaba hablando sobre lo dura que es la vida y lo fácil que es liberarse de esa dureza con el suicidio. Hablaba con toda normalidad sobre el tema. Decía que el suicidio acortaba el sufrimiento y era muy práctico. Usaba una aplastante lógica, a mi juicio equivocada porque creo que aunque la vida sea dura no hay que darle una oportunidad al suicidio porque si algo tenemos seguro es la muerte, que llegará cuando tenga que llegar sin necesidad de anticiparla. La usuaria hablaba de su teoría sobre lo duro de la vida y el acortamiento del sufrimiento mediante el suicidio sin dejar de hacer croché. Estaba muy arreglada, así que creo que ni ella misma se creía lo que estaba diciendo o no estaba muy convencida de la necesidad del suicidio. 

Yo pienso también que la vida es dura. Para mí diariamente lo es, sin que eso implique victimismo alguno por mi parte. Casi todas las mañanas me despierto con una crisis de ansiedad que me lleva al ahogo, al agotamiento físico. Mi cuerpo sufre enormemente las crisis de ansiedad porque todo me duele, se me agarrotan las manos, respiro agitadamente, tengo que hiperventilar, etc. Es un sufrimiento inmenso, pero no por eso pienso que la muerte sea un arreglo, sino que me enfrento a la ansiedad con todas mis fuerzas y con la medicación para seguir adelante porque siempre llega el momento en que supero la ansiedad y todo vuelve a la normalidad y tengo buenas vibraciones y estupendas experiencias que hubiera perdido de haberme quitado la vida. El suicidio no es una solución porque priva de muchas cosas buenas que no podemos perder en absoluto. 
Cuando no me levanto con ansiedad me quedo en la cama con depresión, que no sé si es peor todavía, pero me duele todo el cuerpo, está como pegado a la cama con super glue. Tengo pensamientos negativos, pero entre ellos no está el morir porque insisto en que la muerte llega sola cuando menos te lo esperas como ha pasado con el cómico y actor Pedro Reyes que sólo varios días después de su intervención en el programa de televisión Sopa de Gansos ha muerto de un infarto fulminante, cosa que he sentido mucho y que me ha afectado bastante. Poco a poco lucho contra la depresión hasta que consigo despegarme de la cama y liberarme de esa opresión interior inmensa, esa angustia que te entra tan mala que te hace verlo todo negro.
Otras veces tengo crisis de pánico y agorafobia, es decir, que me da miedo salir a la calle, las aglomeraciones de personas, los sitios amplios. El pánico me paraliza, es como una forma de depresión que eterniza el dolor y lo multiplica. Da miedo de todo, hasta de las cosas más pequeñas, más simples. El pánico es una tortura inmensa, pero tampoco pienso que sea una solución la muerte. Pienso que hago lo que tengo que hacer: aguantar hasta que pasa el pánico y todo vuelve a la bendita normalidad.
Otras veces tengo crisis con mi trastorno obsesivo compulsivo, que para mí es lo peor de todo. Me da por repasarlo todo como si fuera la primera vez repetidamente y sufro mucho. Me quita el sueño y después estoy todo el día rendido. El TOC me deja medio fallecido, pero sigo sin pensar en la muerte como solución como decía la nueva usuria de la URSM. El TOC no va a poder conmigo porque yo soy más fuerte que él. Eso es lo que tengo que pensar y lo que pienso siempre: YO SOY MÁS FUERTE Y VALGO MÁS QUE TODAS LAS RAZONES PARA SENTIRME FATAL. Y tiro hacia adelante con toda la fuerza del mundo.
Otras veces sufro por mi hijo, del que estoy separado desde que tenía 2 años. Viví el divorcio y me dediqué casi por entero a él abandonando todo. Por eso estuve muchos años sin publicar libros y ahora estoy compensando publicando un libro cada año. Ahora va a cumplir 25 años pero lo echo de menos de vez en cuando y lo llamo, pero no siempre está disponible porque tiene su propia vida. Ser padre así casi no merece la pena, pero no caigo en la tentación del desánimo. Sigo adelante y lucho. Y en ningún momento pienso que el suicidio vaya a acortar el sufrimiento porque sería la victoria perfecta para él.
Cuando escribo me libero de muchos fantasmas. A veces me cuesta hacerlo porque las cosas no salen como yo quisiera pero mis libros van saliendo puntualmente cada año. El de este año se titula Cuando no se ama, Tuétanos odiantes, Parte 1. Es un largo poema fragmentado en cien partes que hablan sobre la relación existente entre el sexo, la muerte y el amor, todo bajo la influencia de los poetas románticos alemanes, que me marcaron bastante una vez que me ingresaron para operarme y me llevé a la clínica un libro sobre esos poetas. Desde entonces me han influenciado bastante, así como filósofos como Schopenhauer. Los libros van dejando huella de mí y le dan sentido a mi vida. Ellos son otra forma de hijos, en cierto sentido más fieles que el hijo que tengo de carne y hueso. Los libros me sirven para esquivar el suicidio. Mejor dicho: la tentación de suicidio. A la amiga del croché no sé qué le pasa exactamente, no sé cuáles son las razones de su sufrimiento. Quizás esté peor que yo y necesite más ayuda, pero yo no la vi derrotada y ya digo que iba muy arreglada y bien pintada. Tal vez hablaba mecánicamente o no estaba en uno de sus peores momentos a pesar de su defensa a ultranza del suicidio. 
Yo defiendo la vida a pesar de todas las razones que hay para llorar y pasarlo mal en muchos momentos. Hay que ser más fuertes que la muerte. Insisto en que ésta llega por sí misma. Simplemente tenemos que esperarla. Como decía el filósofo que he mencionado más arriba “el hombre es un ser para la nada”. 


Cuando llegue esa nada quiero que me coja vivo, no quiero adelantar en ningún momento la muerte porque sería un contrasentido. No es la muerte la que da sentido a la vida sino la vida la que da sentido a la muerte y con esta reflexión contundente no hay más que hablar. A pesar de que cada vez hay más suicidios callados, los que no van hablando de él sino que lo practican y se van de este mundo en soledad. Yo estoy la mayor parte de mi tiempo solo, pero no me siento mal conmigo mismo. Tengo a Dios también para darme fuerzas y voy saliendo de los baches poco a poco para que nunca Dios pueda reprocharme nada.
La vida es una aventura maravillosa, a pesar de los trastornos de ansiedad, las depresiones, los trastornos de pánico, las obsesiones y el resto de cosas que he mencionado en mi artículo. Simplemente hay que mantenerse lo más fuerte posible y tirar siempre hacia adelante para que la muerte no me coja nunca desprevenido.
VIVA LA VIDA. Abajo los que defienden el suicidio como forma de existencia, paradoja que no entiendo y no asumo. Salud y suerte.

José Cuadrado Morales

7 comentarios:

jmc dijo...

e leido el articulo y desde mi humilde experiencia decir que yo nunca e pensado en el suicidio hoy por primera vez se me a pasado por la cabeza pero como un pensamiento lejano, creo que simplemente estoy pasando un mal momento pero esta en nosotros salir adelante y empezar a decirnos todas las cosas que podemos hacer por nosotros y los demas, asi que eso voy hacer pensar en lo bueno que hay en mi y poder de alguna manera trasmitirlo, tu mi a migo jose lo trasmites con tus articulos, con tus libros haciendo reflexionar a la gente que esta mal y te lee y te ve como ejemplo , que mejor manera que dar ejemplo gracias jose, y a ti mi amiga usuaria nueva del ura que va dirigido este articulo no te conozco pero lo he pasado muy mal en parte de mi vida tuve que aprender a vivir sin drogas que es lo unico que conocia, es como si toda la familia te se muriera e pasado tanto hasta que se pude decir que lo e logrado,ahora me alegro, pero hoy estoy mal muy mal pero seguro no recurro a las ya mensionadas, comprendo que lo estas pasando mal pero decirte que hasta en las peores guerras todo vuelve despues a su karma, darte animos y no dejes de ir a los profesionales que trabajan con nosotros y actividades un besasos jmc

Anónimo dijo...

e leido el articulo y desde mi humilde experiencia decir que yo nunca e pensado en el suicidio hoy por primera vez se me a pasado por la cabeza pero como un pensamiento lejano, creo que simplemente estoy pasando un mal momento pero esta en nosotros salir adelante y empezar a decirnos todas las cosas que podemos hacer por nosotros y los demas, asi que eso voy hacer pensar en lo bueno que hay en mi y poder de alguna manera trasmitirlo, tu mi a migo jose lo trasmites con tus articulos, con tus libros haciendo reflexionar a la gente que esta mal y te lee y te ve como ejemplo , que mejor manera que dar ejemplo gracias jose, y a ti mi amiga usuaria nueva del ura que va dirigido este articulo no te conozco pero lo he pasado muy mal en parte de mi vida tuve que aprender a vivir sin drogas que es lo unico que conocia, es como si toda la familia te se muriera e pasado tanto hasta que se pude decir que lo e logrado,ahora me alegro, pero hoy estoy mal muy mal pero seguro no recurro a las ya mensionadas, comprendo que lo estas pasando mal pero decirte que hasta en las peores guerras todo vuelve despues a su karma, darte animos y no dejes de ir a los profesionales que trabajan con nosotros y actividades un besasos jmc

Anónimo dijo...

Muchos ánimos, y a seguir luchando, por la vida, que tengas mejoría. Un saludo
Ludi

UnidadDia Renteria dijo...

Muy sabias tus palabras, de verdad

Anónimo dijo...

Hola, querida amiga: siento que estés pasando un mal momento, pero eso es transitorio.Todo pasa y lo tuyo también pasará. Lo que le tienes que alejar de ti es la idea del suicidio, aunque a veces es inevitable pensar en él, sobre todo en los momentos de mayor dificultad. Pero hay que ser fuerte porque si uno aguanta todo se supera. Adelante. Mucho ánimo. Yo seguiré dándolo con mis artículos y mis libros como he hecho toda mi vida. José Cuadrado Morales.

Anónimo dijo...

Hola, Ludi. Yo no estoy pasando por un mal momento, sino otra usuaria de la Ura. Yo he tratado de animarla y se me ha ocurrido escribir un artículo para dar ánimo a todos los que estén mal. Esto es lo que pretendo siempre con mis poemas, libros y artículos, y espero conseguirlo. José Cuadrado Morales.

Anónimo dijo...

Gracias por tu mensaje al decirme que mis palabras son sabias. Yo pretendo siempre dar lo mejor de mí en mis artículos, poemas y libros para echar una mano a los demás y espero conseguirlo al menos con una persona. Con eso me daría por satisfecho. Muchas gracias por todo. José Cuadrado Morales.