domingo, 12 de junio de 2016

ETAPAS EN LA VIDA

No había palabra en el cielo o en la tierra, el mar o el firmamento. Sólo existía el silencio. Entonces llegaron las voces a mi mente, a las que tuve que combatir con tratamiento farmacológico y psicoterapéutico. Con paciencia, sin desesperar porque sabía que lo que estaba en juego era mi propia vida y podría perjudicar a mi familia con alguna locura, como ya me ocurriera en el pasado con algunas ingestas de pastillas o reducir la medicación prescrita por los psiquiatras por mi cuenta. Ahora me doy cuenta de que los errores te hacen madurar y no tomarse las cosas a la ligera parece que es conveniente cuando se está con diversos transtornos psíquicos, entre ellos la depresión. Es mejor ir paso a paso y sentir que hay esperanza en nuestra soledad mas profunda. La vida da muchas vueltas y los sueños a veces se hacen realidad, haciendo que nuestras vidas tenga algún sentido, ya que estás se ven truncadas en ocasiones por factores que nos han ocurrido y que nos hacen recordar momentos penosos y sufrir. 
Ahora tras el nuevo ajuste del tratamiento me encuentro mejor y es una tranquilidad el no estar un día tras otro pensando que no había solución. Gracias a Dios hoy en día se cuentan con muchos avances en la medicina.Por otra parte me han venido muy bien el deporte, que he venido haciendo con regularidad un poquito cada día. Los ratos de lectura tambíen me distraía y aunque a veces no me concentraba, llevaba mi imaginación a pensar en los personajes y las relaciones que también se establecen entre ellos. A veces si la historia me gustaba me pasaba varias horas de lectura. Por otra parte, ver cine alguna que otra tarde o películas en casa y comentarlas luego con mi padre o recordar algunas cosas me han hecho disfrutar de este tiempo libre de ocio. Bueno creo que hay muchas posibilidades, para realizar en compañía o en soledad. Solo que algunas veces no queremos cambiar por temores  y que nos cuesta ver otras perspectivas, lo que nos lleva a no conseguir cosas que deseamos y a frustrarnos.    

Jesús R. 

6 comentarios:

UnidadDia Renteria dijo...

Qué bien que ahora te encuentres mejor, Jesús. Tus palabras nos resultan cercanas, comprensibles, muchos hemos pensado cosas parecidas. Gracias por compartirlas

Jose Manuel Correa Gonzalez dijo...

Me alegro Jesus , sigue asi. Animo

CRAP Calatayud dijo...

Gracias por compartir tu experiencia, Jesús. Eres valiente! Un abrazo

Anónimo dijo...

Ánimo, Jesús, que tú puedes. Somos capaces de más cosas de las que imaginamos. Tenemos un permanente manantial de fuerzas que nos permiten seguir adelante y hacer frente a las múltiples vicisitudes que se presentan en la vida, a las diversas etapas como tú dices. Ten confianza en ti mismo y ya verás como pronto estás mejor y cada vez encontrarás más motivos para luchar y permanecer en esta vida que tiene muchas cosas que merecen la pena. Adelante. José Cuadrado.

Anónimo dijo...

Gracias por los apoyos y animos que me envíais. A mi me costaba lo de ponerme a escribir pero todo es ponerse. Un saludo.
Jesus.

Anónimo dijo...

Hola, mi nombre es Daniel y soy de Motril, he leido tu escrito y quería decirte que no dejes de tomar tu tratamiento como te digan los especialistas, porque tu mismo has encontrado tu mejoría, y sigue con tus hobbies que te ayudarán a sentirte mejor, un saludo y ánimo.