jueves, 3 de marzo de 2016

LUCHANDO

Buenas compañeros aquí vengo a contaros cuando empezó mi enfermedad y como la voy tratando día a día. Por suerte o por desgracia me tuve que salir del instituto para irme a trabajar porque  mi padre estaba malo y mi casa estaba embargada por el banco. Yo tenía solo 14 añitos cuando empecé a trabajar en la escayola, me pagaban una miseria, pero era lo que había. Después decidimos  abrir un negocio, una frutería,  y ya llevaba  yo el cargo de mi casa. Mi hermano se independizó y mi hermana tuvo un bebe y lo que ganaba lo empleaba en su hijo,  se me vino el mundo encima. 
A mi padre lo volvieron a operar y no podía ni conducir, tuvimos que cerrar la frutería y me fui a trabajar a la construcción.
 Ya estaba mi casa en subasta, yo empecé a consumir tóxicos cosa que  no debería de haber probado….. Mi encargado fumaba porros y me daba a mí, cosa que me afectó, caí en depresión por el motivo de la casa y lo de los tóxicos. Al año de estar trabajando en esa empresa de construcción empezaron a acosarme porque trabajaba mas que ellos, total que seguí mi vida intentando no echarle cuenta, el encargado no hacia nada, ya tenia yo 17 años. El empresario empezó a no pagarme, ya no podía llevar yo la hipoteca y la casa hacia delante, empecé a venirme abajo caí en depresión pero seguía trabajando hasta que me dio un brote psicótico. Me creía  que yo era el empresario y que a mi padre le había entrado un cáncer. Me dieron de baja  por el brote y la depresión y dejé de consumir.
Como yo tenia un contrato de aprendiz, a pesar de estar de baja, al año me llamaron de la empresa para que le firmara unas nominas para que pudieran coger la subvención que le dan a los empresarios por los aprendices y yo no se la quise firmar. Esto fue el remate total ,  me coaccionaron y les tuve que firmar las nominas sin cobrarlas. Mi enfermedad se agravó, eran muchas cosas las que tenias en la cabeza y me tuvieron que ingresar en el hospital Virgen Macarena , estaba que no era persona, no me creía nada de nadie, me creía que yo era el manda más. Me quitaron la casa y nos fuimos a vivir a Brenes de alquiler. Me dieron de alta aunque todavía no estaba bien, total me fui a trabajar al  campo a coger naranjas porque no teníamos ni para comer.  Después seguí trabajando, me fui de fontanero, también de alicatador, electricista, montador de pladur, informático, ósea un manitas me pongan donde me pongan……

Hoy en día no valgo ni la mitad de lo que valía antes todo por mi enfermedad. La enfermedad día a día es una lucha que hay que saber sobre llevarla.

Fali 


4 comentarios:

Anónimo dijo...

No te conozco pero no deberías de decir que vales la mitad que antes. Seguro que tu valor es el mismo solo que hay que ponerse a ello, a recuperarse y a retomar todo aquello que te ha hecho sentirte feliz, mas allá de consumos y perdidas de tiempo.

UnidadDia Renteria dijo...

Estamos de acuerdo con el anónimo. Durante tu vida has cometido errores, has sufrido mucho por tu enfermedad, has dejado de usar habilidades... pero ahora, con la valentía que demuestras tener al poder escribir sobre ello, seguro que también podrás seguir peleando por recobrar muchas de las cosas que antes llenaban tu vida. Ánimo, un abrazo

CRAP Calatayud dijo...

Mucho ánimo y siempre adelante

Blog Unidad Rehabilitación Salud Mental Hospital Macarena dijo...

Muchas gracias por haber leído y por apoyarme con mi enfermedad y darme fuerzas. fali