martes, 27 de octubre de 2015

PRIMERO CREAN LA DEMANDA LUEGO OFRECEN LA SOLUCIÓN

Antes de ayer, domingo 25 de octubre del año que corre, había mucha gente con más alegría de la habitual, pues era día de cobro de la pensión del mes de Noviembre. A partir de ahí, fue el primer día auténticamente “otoñal”, melancólico, introvertido, ensimismante, cosa que llevó a bastante gente a conectarse en el televisor, a “leer”, escuchar música, o a divagar sobre el “auténtico sentido de la vida”.
En esos momentos en que en un programa cualquiera (película, debate , documental…etc.), en el momento clave en que se va a resolver un enigma o escuchar una cinta comprometadora para alguien, salen los anuncios que, normalmente son auténticas obras maestras ….cinéfilas, (no en vano, casi todos los directores de cine han hecho y hacen anuncios para “simplemente comer”. Hay una tendencia últimamente en los anuncios a proponer bien sean soluciones dietéticas y ejercicios físicos pero cómodos dedicados a un sector de la población ( obviamente con un buen poder adquisitivo), que suele oscilar entre los treinta y cincuenta años, más-menos, donde les ofrecen soluciones “mágicas”.  Como los cacharros donde están tanto ellas como ellos musculados sin ningún esfuerzo, o con una figura bellísima, o también el famoso OMEGA3,  o lo que sea, que tomado diariamente no tienes colesterol o te lo quita. 
También proliferan, y esto sí es una conquista femenina, aunque con un lenguaje que ellas entienden, sobre el dolor vaginal en un acto sexual y como solucionarlo (vaselina con otro  nombre, “lo de toda la vida”), o cómo tomar la pastilla del día después envolviéndolo en una especie de tomar una manzanilla para aliviar una cena copiosa, es decir, algo rutinario. Esa naturalidad en los anuncios para “ellas”, es señal de normalización, y de un profundo estudio estadístico para ofrecer a cierta parte de la población, aquello que quieren que necesiten, es decir, “primero crean la demanda y luego te ofrecen la solución.”. 
Esto es clave, porque las grandes Multinacionales o Empresas, ante la competencia porque hay, generalmente y ojalá por no mucho tiempo, una DEMANDA  escasa, se devanean los sesos para que su producto “impacte”; lo más recurrente es ver a una   señora “adulta, con sus sesenta años ,diciendo , por ejemplo:  “Yo , con Coliflor ., me lo como Tó” (es una chorrada, pero no sé si me explico).
Por otra parte, mi más sincera admiración hacia CRISTINA PEDROCHE, por su naturalidad, sencillez, sensualidad, y  atracción sexual  que provoca, creo que ella lo sabe, y sabe explotarlo, pero con un matiz cómico que relativiza la envoltura y la IMAGEN QUE ELLA DESPRENDE
Y para Terminar, y ante la violencia contra las mujeres, llamado violencia de género, sugeriría a los violentos el famoso dicho: "AGUA QUE NO HAS DE BEBER, DÉJALA CORRER". Es duro, pero cierto...


Diego de la Algaba.


5 comentarios:

Jose Manuel Correa Gonzalez dijo...

Aquí tenemos más soluciones con el DSM_5 porque vayan como han creado la demanda me callo mi opinión, pero gracias por compartir Diego , abrazos

Jose Manuel Correa Gonzalez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
revista tisana dijo...

totalmente de acuerdo contigo, ante todo vender. buen artículo. saludos. Nacho.

Anónimo dijo...

Estimado Diego de la Algaba: he leído tu trabajo sobre crear la necesidad y después ofrecer la solución. Estoy bastante de acuerdo contigo. Se trata de eso la publicidad: crear una necesidad para vender un producto después. Al final todo es cuestión económica, cuestión de dinero, no de sentimientos ni ninguna otra cosa. Tienes que cuidar un poquito másla puntuación ortográfica para que tus textos tengan más calidad. Cuidado con los puntos y las comas y otros signos de puntuación. Mejorarán el texto si son bien usados, ¿de acuerdo? Espero que no te molestes si te digo esto. Todo redundará en beneficio del blog de la Ura Macarena. Un saludo muy cordial de José Cuadrado.

Jose Manuel Correa Gonzalez dijo...

Un buen artículo con faltas es como un atleta que no entrena, animo Jose con el ejercicio, besos