jueves, 25 de junio de 2015

LA LUCHA CONTRA EL ESTIGMA II

Las ideas que aquí queremos recoger son reflexiones personales que se expusieron en una mesa redonda donde don motivo de las Jornadas de Salud Mental y Cine se debatió sobre el papel que juega  la estigmatización en la sociedad sobre el enfermo mental.
Una de las conclusiones a las que se llegó fue que la maldad existe independientemente del grupo social al que se pertenezca. Al igual que existen policías, bomberos, camareros o jóvenes que tiene instintos violentos, no por ello se generaliza y se considera  a todo el grupo social como violento. Pues en el caso de los enfermos mentales con trastorno grave sucede lo mismo. Considerando de nuevo y para no olvidar que la maldad y la violencia existen, dentro de este grupo también se dan caso donde se reflejan  estos elementos, pero no por ello  se debe generalizar. El enfermo mental grave no es de por si agresivo. Eso es un mito que se han dedicado a alimenta falsas especulaciones de la que podría ser responsable los medios de comunicación sensacionalista y la prensa amarilla..

    Lo que a nuestro parecer quedó claro en la mesa redonda fue que el estigma que sufre el enfermo mental grave  es el mismo que sufren otros grupos de minorías como podrían ser los gitanos, los negros, los homosexuales o los emigrantes. A ellos se llega por los prejuicios y por la falta de conocimiento que se tienen en estas comunidades que estan en riesgo de exclusión. 
La sociedad tiene que avanzar y contribuyen a ella los valores que se  inculcar a los jóvenes que participaron en el debate que se abrió después de ver algunos cortometrajes donde el estigma y la discriminación se ven cuestionados gracias a las jornadas de Cine y Salud mental que hizo posible Asaenes. En el caso de la persona que escribe este articulo, el estigma social no ha jugado un papel tan trascendente como el autoestigma. ¿Que es esto? Son las barrera que levanta el propio enfermo con motivo de sentir miedo al rechazo si se le identifica con  cualquier grupo de en riesgo de exclusión social. A nadie le gusta estar señalado por padecer un motivo que pueda considerarse excluyente. Los miedos se apoderan de la persona, y estos como mecanismo de defensa, elevan barreras que luego son infranqueables y hacen que no se relacione con la normalidad  que lo haría una persona que cumpliera los parámetros de “normal”.He hecho bien en poner entre comillado la palabra normal. ¿Qué es normal? La diversidad de la sociedad es lo que enriquece a la cultura y cualquier grupo puede aportar al conjunto de ciudadanos una visión diferente, constructiva y alternativa a los valores canonizados como estructura.


 Pedro

2 comentarios:

UnidadDia Renteria dijo...

Qué necesaria e importante la lucha contra el estigma asociado a la enfermedad mental... Nuestros blogs también contribuyen, y mucho, a erradicarlo...¡¡a seguir en ello, compañeros!!

Anónimo dijo...

Me gusta el planteamiento de que todos los grupos sociales tienen algun estigma, yo en el hospital de dia quiza encuentro mas autoestigma porque normalmente la enfermedad mental hace que cueste un poco mas por ejemplo sacarse el Graduado Escolar, que permite luego tener acceso a trabajo. En mi grupo los que a pesar de la enfermedad mental hemos ido a clase y terminado los estudios hemos tenido gran apoyo de compañeros, otros por miedo a que se rieran de ellos dejaron los estudios y ahora se han autoestigmatizado. Por eso la mejor forma de erradicarlo es intentar como hace muchas personas acceder al mercado laboral, se puede tardar mas en sacarse el graduado pero la enfermedad mental no incapacita para ello en muchos casos.