viernes, 22 de mayo de 2015

EL ALCOHOL MAL COMPAÑERO DE VIAJE I

Me gustaría trasmitir como nos dejamos engañar por no se qué mecanismos que usamos para hacernos creer que algo que te puede perjudicar, como puede ser en mi caso el alcohol, pueda resultarnos  inofensivo, en mi caso me suelo decir "bueno por una copita o dos no pasa nada".
Yo tomo medicación y ya eso es bastante para que uno no beba, después tengo comprobado que el alcohol no me sienta bien porque como me tome una copa no puedo parar hasta que me ocurre algo desagradable.
Tengo 35 años recién cumplidos, pues ya hace 13 años tuve puesto por mi médico del C.T.A.  (Centro Tratamiento Adicciones)  “el Antabus”, una medicación que si bebes algo te pones malísimo, o sea que te asegura que no bebas. Bueno se me puso hace, eso, unos 13 años porque tenia una fuerte dependencia a sustancias estupefacientes y tocaba fondo arrastrando a mi familia a la desesperación y sufrimiento. Por esa época intentaba quitarme de dichas sustancias, pero claro, salía a veces con mis amigos de la infancia y ellos pues se tomaban sus copas y yo me sentía un pato raro porque todos podían beber y yo no.
Desde entonces me he sentido fatal tomándome dicha medicación para el alcohol, pero claro es que el alcohol es una puerta abierta para consumir otras sustancias y yo lo comprendo. 
Ahora voy a contar como en mis últimos 11 meses, ya sin la medicación, he bebido 5 veces y las 5 veces me ha sucedido algo desagradable aunque no haya consumido otras sustancias que eso ya las tengo como una experiencia y aprendizaje de lo que son y representan. El verano pasado estando de vacaciones  me dio por beber y al principio muy bien riendo, cantando, amando y todo con mi pareja paro llego el punto de irnos a cenar. Ella se fue, pero yo ya tenia el alcohol en mi cuerpo y solo pensaba en adquirir otra botella de vino y bebérmela en alguna plaza en algún banco, quedé con mi pareja en que la esperaba en dicha plaza con el vino, pero cuando ella llegó a su casa algo mareada me mandó un mensaje diciendo que ella no quería beber mas y que me dejaba solo y que no quería saber nada de mí.  

Eso me creó un gran malestar y bebí todavía con mas ganas, cuando ya estaba medio mareado me fui a buscar alguna discoteca para seguir bebiendo y a saber… el caso es que estuve en varios sitios mezclando bebidas y cuando estaba ya fuera de mi y me disponía a regresar a casa pues me perdí. Estuve andando buscando la casa toda la madrugada, le preguntaba a la gente y no sabia decirles ni la calle ni me salían las palabras recuerdo que estaba cansado, mareado, fuera de mi y solo quería ir a mi casa y acostarme pero andaba por ahí perdido, recuerdo que pedí ayuda a los barrenderos y no se porque pero se fueron detrás mía para pegarme, recuerdo que estuve en comisaría pero logre que me dejaran salir, ya eran las siete de la mañana y por las avenidas parando a los coches para que a ver si alguno me pudiera llevar al centro del pueblo, pero la gente iba al trabajo o yo que se , es que no me salían las palabras.  Hasta que mis padres me  llamaron al móvil y me fueron a recoger, juré no beber más.

Bueno, al poco tiempo, fue mi aniversario, hacía cuatro meses con mi pareja, e íbamos a un espectáculo flamenco y en vez de ir al espectáculo me engañe y me dije vamos a celebrarlo con unas copas, pero claro no eran unas, eran unas demasiadas. Bueno ese día a consecuencia de no estar cuerdo otra vez estuve inmerso en una pelea , otro disgusto para mi y familiares. Desde entonces no bebí ni gota hasta que el día de los enamorados en una cena romántica, me ofrecieron una botella de vino y sabiendo que el alcohol solo me traía problemas, me engañé y la acepté. Mi pareja no estaba muy de acuerdo pero como el día era tan especial y me deje engañar, bueno cuando acabe la botella, pedí otra y ya era en vez de terminar de cenar otra botella y otra hasta el punto de "liar el pollo" en el restaurante. Una cosa llevo a la otra y no se como, pero el caso es que caí  desmayado por coma etílico. Gracias a mi novia que llamo al 061 y no me dejo solo,  por lo que ella me pudo contar nos prohibieron entrar en dos sitios porque yo estaba “loco perdido”, en el hospital cuando me reanime me di a la fuga, yo solo quería dormir en mi casa. Pero cuando me levante recuerdo que no podía apenas mover mi cuerpo, es como si mi alma si hubiera separado de mi cuerpo, no era capaz de apartarme la comida ni de coger un plato y llevarlo a la cocina, la verdad que llegue a pensar que a ver si me iba a quedar medio invalido pero con los días gracias a Dios recupere mis funciones físicas y psíquicas y me juré no beber mas.... 



J.M.

1 comentario:

UnidadDia Renteria dijo...

A ver si es verdad, ahora toca cumplirlo, porque cuando el beber te trae tan malas experiencias...uff, no merece la pena. Aquí a varios compañeros nos han pasado situaciones parecidas a las tuyas y sabemos lo difícil que es no beber más pero...¡¡¡hay mucho por ganar!! al menos hay que intentarlo. Animo, compañero