miércoles, 23 de abril de 2014

EL SIORO (ISIDORO)

“Vamos al agua, que da de beber y lava”
Ante todo, propongo que nos pongamos en esa época tan reciente y tan lejana al mismo tiempo, en que aún el agua potable no llegaba a las casas debido a la falta de canalización dirigida;  Así, las casas de mi pueblo solían tener  cada una su propio pozo, gracias a lo  cerca de la superficie  que estaba el nivel freático.
Pero también había personas que se dedicaban a vender agua “aguadores” y uno de ellos era ISIDORO, quien solía  llevar un borrico con  unas parihuelas con dos o más cántaros  llenos del líquido elemento pregonando su mercancía, que  al igual que otros vendedores pregonaban su mercancía por las calles a voces, como por ejemplo: “Vamos al agua, que da de beber y lava”.
Isidoro cogía el agua de un salidero que había entre los dos filtros; estos se comunicaban  por los tubos, (agua de regadío, pero potable), y él, se ganaba la vida de esta manera tan sencilla pero trabajosa.


Diego de la Algaba.

2 comentarios:

UnidadDia Renteria dijo...

Qué historia tan chula, se nos olvida lo dificil que era antes la vida cotidiana...

CRAP Calatayud dijo...

Tienes razón, suena lejano pero no ha pasado tanto tiempo. Muy interesante