martes, 5 de febrero de 2013

CRÍTICA DE CINE


LOS MISERABLES 
Los miserables es una gran película que está basada en un musical que a su vez lleva a los escenarios la inmortal obra de Víctor Hugo, un hito en la Historia de la Literatura.
Trata de un expresidiario que, por violar la libertad condicional, es perseguido durante décadas por un despiadado policía. El expresidiario se hace cargo de la hija de una mujer que muere en los bajos fondos parisinos ejerciendo la prostitución para poder mantener a su hija. Llega incluso a vender su pelo a cambio de diez francos para poder alimentar a su niña que vive en una casa de huéspedes. Y como trasfondo de toda la historia están los miserables de París que desde las barricadas luchan contra los soldados de la monarquía, haciendo oír su pobreza y su miseria, luchando decepcionados por todo lo que supuso la Revolución Francesa y el cambio tan grande producido por la vuelta al imperialismo con Napoleón y después de nuevo a la monarquía que se consiguió exterminar.
Los tres actores principales están espléndidos. Rusel Crowe, Hugh Jackman y Anne Hathaway bordan sus papeles, especialmente Anne, que abandona sus papeles de niña mona y guapa de Princesa por sorpresa 1 y 2 o El diablo viste de Prada. Supongo que por algún sitio hay que empezar en el cine para llegar a dar todo lo que se lleva dentro, como ocurre con Anne en esta película. Llegó a perder bastantes kilos para aparecer prácticamente famélica y fea en la película, en un ejercicio de profesionalidad admirable. Su actuación en esta cinta le ha valido el  Globo de Oro a la mejor intérprete dramática este año 2013.
El libreto musical es estupendo. Prácticamente toda la película es cantada, excepto algunas frases que se intercalan para hacer pequeños reposos durante la película. La música es extraordinaria y refleja fielmente el musical de Broadway. El guión está muy bien llevado, repartiendo proporcionalmente los tiempos a los actores protagonistas de manera magnífica. La fotografía refleja muy bien también los ambientes de sordidez que recorre la película. El director de ésta es Tom Hooper, ganador del óscar al mejor director por la película El discurso del rey con el magnífico Colin Firth.
A la película solamente se le puede poner un pero y es su duración. Son 152 minutos, que son excesivos. Quiero decir que la historia se podría haber contado en menos tiempo. Yo diría que media hora menos porque hay escenas reiterativas que no es necesario que estén en la película. Basta con contar la misma cosa una sola vez. Pero a pesar de todo la película en ningún momento aburre, aunque se tenga la sensación de que se está haciendo larga. Pero esto me impide concederle a la cinta las cinco estrellas. Pero cuatro están muy bien para el cine más bien regular que se suele hacer hoy en día.
Es muy valiente por otra parte hacer un musical en los tiempos que corren para el cine. Es muy raro ya ver un musical en la gran pantalla. Es una aventura que corren el director y todo el equipo técnico y actoral porque ya el cine no es el de hace cuarenta o cincuenta años cuando los musicales proliferaban. Hay que dar gracias por este reto que se han propuesto Hooper y todo el reparto para ver un musical hoy en día y esperemos que esto abra paso a llevar a la gran pantalla más musicales de Broadway u otras piezas teatrales y demás materiales literarios. Enhorabuena.

Calificación:


José Cuadrado Morales

2 comentarios:

URSM VIRGEN DEL ROCIO dijo...

Tenía ganas de verla y en navidades tuve la oportunidad. Casi no había escuchado hablar de ella y lo poco que oí fue eso, poco, entré y ni siquiera me imaginaba que fuese un musical, pero tengo que decir que me enganchó desde las primeras imágenes hasta la última y fue tal el cúmulo de emociones que me hizo vivir que me salieron varias veces lagrimas en los ojos por la impotencia que uno siente de no poder hacer absolutamente nada.
Grandísima película que yo también recomiendo a todo el mundo y además que la veáis en el cine.

Saludos desde la otra parte de esta ciudad.

manipulador de alimentos dijo...

Gran puesta en escena y vestuario y medios y también buenas canciones para que todo en 'Los Miserables' acabe sonando huero, vacío, hueco.... Una lástima. Un saludo!