lunes, 24 de octubre de 2011

GATOS

Uno de los momentos mas felices de mi vida es cuando mi abuela estaba viva, yo vivía con ella, me quedaba a dormir en su casa. Lo mejor de todo era que en el patio había gatos, yo venia de una ciudad y no había tenido contacto con ellos y con ningún otro animal. Empecé a jugar con ellos, me encantaban, estuve mucho tiempo observándolos y aprendí muchas cosas sobre su comportamiento, más de lo que cualquiera puede imaginar, vi cosas buenas y también cosas malas. Los gatos me encantaban, yo les daba de comer, recuerdo que la leche condensada les encantaba, me lamían el dedo, he visto parir a una gata, he visto gatos pequeños huir de mí porque no estaban acostumbrados a las personas y cosas desagradables que no quiero contar. Con los gatos reí y lloré. ¿Habéis probado a poner un espejo delante de un gato? Cuando en la feria de mi pueblo tiraban cohetes los gatos salían corriendo y se escondían debajo de los muebles, se asustaban mucho, yo era muy chico e iba en busca de ellos para “decirles” que no pasaba nada. He tenido gatos muy inquietos y otros muy tranquilos, ¿habéis escuchado como maúllan los gatos de noche, cuando están en celo por el verano? parecen niños chicos llorando, muchas veces a mi padre lo despertaban de noche y mi padre desde la cama hacia el sonido de achuchar a un perro para que se callaran y se fueran. En los pueblos se escuchan mejor que en la ciudad ya que de noche no pasaba ningún coche, ahora en la carretera siempre están pasando coches de día, pero recuerdo que antes no pasaba ninguno y cuando pasaba uno todos estaban pendientes de él. Antes cuando llegaba una persona desconocida todos los vecinos lo miraban y si tenia mala pinta de noche se metían dentro de las casas, porque de noche en verano los vecinos sacaban las sillas a la calle y no se acostaban hasta las tres de la mañana, ahora el pueblo se ve en la calle mas gente desconocida, de otros países, que vecinos del pueblo. Bueno me estoy saliendo del tema, el chorizo a los gatos les encantaba, mi abuela decía que tener un gato era bueno para ahuyentar a los ratones y las ratas, creo que también se los comían. Mis gatos siempre estaban artos de comer y no se comían ninguno, si los he visto intentar coger gorriones en el árbol, un día entró una culebra y el gato estaba asustado le daba miedo, la bicha la mató el vecino, pasaba de una casa a otra por agujeros debajo de la pared que estaban construidos para la lluvia, esas culebras venían de los arbustos que había detrás de las casas. Cuando una vez parió la gata, mi abuela le dio los gatillos a gente que los quería, y por las noches la gata maullaba de una forma muy triste, la gata como tenia leche en las tetillas ví como un gato medio grande que no era de la gata chupaba las tetillas y se hartaba todos los días de beber su leche, la gata se dejaba. He visto en la tele que hay mujeres que tienen montones de gatos en un piso eso no me gusta es un poco asqueroso porque se hacen caca y tienen mal olor, no es bueno para las personas, yo vivía en un pueblo y mi abuela solo tenia dos o tres gatos, con el tiempo no quedó ninguno en el corral de mi abuela.


David García.

4 comentarios:

Blog salud mental dijo...

Hola David, nos ha gustado mucho tu texto sobre los gatos. Te contamos nuestras experiencias gatunas:
C.: el ,mejor amigo que he tenido ha sido un gato que se llamaba Tigger. Te entiendo por un lado porque los gatos siempre son lo más bonito que hay.
N.: mi gato se llama Gato y se nos escapó hace meses. Era muy cariñoso y siempre antes de abrir la puerta ya sabía que estábamos llegando a casa.
C.: yo tuve una pareja a los que no les puse nombre. Mi abuelo se encontró con un ejército de gatos y se dedicó a cuidarlos hasta hoy en día. Les compra Friskis y no le importaía tener más.
L.: mi vecina tiene un gato, marrón de piel suave y muy cariñoso. Viene a mi casa en busca mía y se deja acariciar. Incluso se sube a la mesa para que le eche de comer. Le pongo sardinas y se las come y después de acariciarle se va.
A.: yo nuca he tenido gatos pero me gustan los animales. Mi última experiencia con los gatos fue cuando fui a casa de un amigo y tenía 3 o 4 gatos y por curiosidad puse a uno enfrente del otro. Al final terminaron haciendo boxeo entre gatos. Rápidamente les separamos.
Muchos saludos a todos los participantes de vuestro blog y esperamos ser correspondidos.

Blog salud mental dijo...

Hola David, nos ha gustado mucho tu texto sobre los gatos. Te contamos nuestras experiencias gatunas:
C.: el ,mejor amigo que he tenido ha sido un gato que se llamaba Tigger. Te entiendo por un lado porque los gatos siempre son lo más bonito que hay.
N.: mi gato se llama Gato y se nos escapó hace meses. Era muy cariñoso y siempre antes de abrir la puerta ya sabía que estábamos llegando a casa.
C.: yo tuve una pareja a los que no les puse nombre. Mi abuelo se encontró con un ejército de gatos y se dedicó a cuidarlos hasta hoy en día. Les compra Friskis y no le importaía tener más.
L.: mi vecina tiene un gato, marrón de piel suave y muy cariñoso. Viene a mi casa en busca mía y se deja acariciar. Incluso se sube a la mesa para que le eche de comer. Le pongo sardinas y se las come y después de acariciarle se va.
A.: yo nuca he tenido gatos pero me gustan los animales. Mi última experiencia con los gatos fue cuando fui a casa de un amigo y tenía 3 o 4 gatos y por curiosidad puse a uno enfrente del otro. Al final terminaron haciendo boxeo entre gatos. Rápidamente les separamos.
Muchos saludos a todos los participantes de vuestro blog y esperamos ser correspondidos.

URSM VIRGEN DEL ROCIO dijo...

David, este articulo sobre los gatos nos parece conmovedor. Ha sido bonito. Esperamos tus próximos escritos. Un fuerte abrazo.

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

Muchas gracias por el comentario, no me lo esperaba.