miércoles, 2 de febrero de 2011

QUERER ES PODER

Hace un mes que ingrese por que no me encontraba bien. Uno de los días en el hospital me encontraba muy agitado y entonces alguien me ofreció un cigarro para que me tranquilizara y empecé a fumar de nuevo. Yo que soy una persona que gracias al deporte conseguí quitarme del tabaco, la verdad que es bastante penoso haber vuelto a fumar. Me cuesta trabajo quitarme por mas que lo intento y encima no tengo ganas de entrenar, ya llevo mas de dos meses que no corro me encuentro flojo y sin moral ni ánimos ninguno , parece mentira que antes no podía pasar mas de un día sin correr y ahora es como si el cuerpo ya no me lo pidiera. Pero ahora voy a intentar retomarlo de nuevo poco a poco hasta que vuelva a estar en plena forma como antes del ingreso ya que si no lo hago perderé un habito que me hacia sentir bien. Dice que quien la sigue la consigue. Y yo voy a intentarlo, aunque se que me va a costar mucho trabajo debido al tratamiento que tomo que me deja flojo, pero todo será cuestión de voluntad e irme superando cada día hasta que consiga mi objetivo.

Juanan

1 comentario:

queser dijo...

Yo creo que si que querer es poder,y sobretodo,creer en uno mismo nos ayuda a ser capaces de superar nuestras limitaciones,que muchas veces no son verdaderas pero creemos que si lo son,por eso hay que quererse a uno mismo para que te puedan querer los demás porque sino nos apartaremos de todo los que nos puede hacer sentir más a gusto con nuestros sentidos y aprender a disfrutar con ellos nos abre las puertas de la felicidad en pequeñas dosis, pero que nos ayudan a superar muchos baches,que hay en el camino de la vida y saber buscar y encontrar lo que nos emociona y lo que nos hace sacar lo mejor de nosotros y para mi lo que más nos puede ayudar es escribir,pintar o dibujar,y el deporte o la gimnasia, que nos ayuda a ver que las cosas nos puede costar menos de hacer cuanto más nos esforzamos y lo que nos parecía imposible ahora es real.
Por eso ser capaces de ser sinceros con uno mismo, y conectar con nuestros sentidos es la mejor manera de estar en paz con uno mismo.